• Tango en Argentina ¿Gratis total?

    Meses atrás nos sumamos a las palabras de Lina Avellaneda como reclamo y exigencia que exista un reconocimiento económico justo de los bares, restaurantes, pubs y otros locales, que ponen un escenario y se aprovechan de las necesidades artísticas de músicos, cantores y bailarines. A la distancia vemos carteles de espectáculos de Buenos Aires, Rosario y otras ciudades de Argentina, donde se reúnen grandes elencos y cantan o tocan o bailan... ¡Gratis!

    Mi opinión con actividades que incluyen haber organizado espectáculos para exposiciones agrícolas, para la televisión en Rosario; haber llevado cantores a aquella región... por lo que no se paga nada, no vale nada. Pero nada es nada. Y me explico: hemos acostumbrado al público a entrar como Perico por su casa y ver a artistas actuar. Entonces está comiendo un choripan, habla con el de al lado, está desatento... no pierde nada porque nada pagó, de pronto se levanta y se va...

    Imagen artística de un cuarteto de tango en el escenarioLos que por los pelos hemos vivido de chiquillos o en la adolescencia los momentos finales de las grandes orquestas, las actuaciones de cantores y cancionistas argentinas de primera fila en los clubes de barrio, en los grandes espectáculos de carnaval, sabemos que siempre hubo que pasar por la boletería. Y costaba lo suyo. La época no era mejor que ésta, costaba ganarse el peso. Mis padres, cuando nos dábamos esos gustos, sabían que se complicaban las cuentas para ese fin de mesa... porque además estaban las botellas de Schlau, Bidú y Crush... alguna cosita para picar... pero allí estábamos, ¡Pagando! Entonces el espectáculo era algo sagrado. A todos nos había costado mucho acceder a él. Las figuras eran poco menos que celestiales, esos artistas que escuchábamos por la radio con devoción, se volvían seres reales a los que aplaudíamos a rabiar. Existía un respeto reverencial hacia el artista.

    ¿Qué hacía Frank Sinatra? Siempre fue el que más cobraba y hacía que las entradas fueran más caras. Y yo pregunto, si usted abona cien dólares para verlo cantar... cuando sale, que otra cosa va a decir, que el show ha sido fabuloso. Si va gratis sale bostezando... como no le costó nada.

    Basta de actuar para promocionarse. Es mejor menos recitales pero cobrados, bien cobrados. Y que el organizador gane también. Es más, aún cuando se actúe en lugares como la Academia Porteña del Lunfardo, allí también se debería cobrar una cantidad asequible, para cubrir gastos de organización y gratificar a los artistas, por lo menos para solventarles los costes de desplazamientos, ese cafecito de la esquina. Vamos, que para tener un tango argentino valorizado, tenemos que acostumbrarnos a pagar entradas... ¡Y los artistas a cobrar lo que les corresponde!

    Eduardo Aldiser

    Argentina Tango  - Radio Aldiser
    Argentina Mundo Aldiser Argentina Tango  -  Argentina Folklore   -  Argentina Mundo en Facebook     Provincia 25 Argentina
     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html