• Tango Argentina - Daniel Robles en biografía apócrifa

    De las lejanías de Bahía Blanca, en la Provincia de Buenos Aires, Argentina, nos llega el CD `Tangos Contaminados´ donde el cantor no se calla… más bien se expresa con fuerza. Se llama Daniel Robles, estuvo por Europa y ahora nos llegan datos suyos narrados con toques de leyenda urbana. Nos dice el informante anónimo que…

     

    Daniel Robles nació en el barrio Noroeste de Bahía Blanca. Digamos que fue un niño feliz. Desde pequeño estudia guitarra con el gran Aníbal Vitali, defraudando tempranamente las expectativas de su maestro al dedicarse con pasión a perder el tiempo en las esquinas del barrio.

     

    Ya  adolescente inconformista, el viento constante, la tierra en los ojos y algunos amores no correspondidos lo transforman en un joven melancólico y salvaje. Abandona casi terminada su carrera de Ingeniería Industrial y se traslada a París a estudiar artes plásticas. Es allí donde, para sobrevivir y pagar (y apagar) sus estudios, comienza su vida  de cantor de tangos, triunfando en infinidad de vagones de subterráneos.

    Luego de unos años, regresa a la Argentina. Dirige la revista paracultural “El Francomirador” y forma un dúo de tango existencialista con el poeta y guitarrista Ricardo Arriagada (uno la jugaba de extranjero, el otro espantaba las moscas y ambos provocaban la náusea).

    http://www.argentinatango.es/i/daniel-robles-5-s300.jpg

    Conoce a Marcelo Franco y nace ¨Tango Clandestino”. Terminado este primer período con Franco, forma el grupo ¨Hombres de Tango¨. Este proyecto, como todos los anteriores y los que lo sucederían, se diluye en el tiempo y en los contratiempos. Luego vendrían ¨Animaloculto¨, ¨Revirado¨ y el fugaz  ¨Daniel Robles y los gorriones del Hampa¨.

    Ha escrito obras de teatro, relatos, canciones, cartas, mensajes de texto y en su época de apogeo económico parisino, el inédito recetario internacional  “999 formas diferentes de preparar el cous-cous”.

    Tiene tres bellísimos hijos, Nagma, Juan Daniel y Ana Clara.  Admira a sus padres, a Edmundo Rivero, Leonardo Favio, Chet Baker y al gran Angelito Labruna. Pierde los estribos y el caballo con el Jack Daniel´s.

    Ahora, animal oculto y animal o culto, ya maduro y con sus propiedades diluyentes intactas, anima lo oculto y sigue insistiendo en esto de la música para cumplir un viejo y postergado sueño: diluirse a sí mismo y dejar una mancha indeleble en la superficie maltratada del tango.

    “Tangos Contaminados”, disco de Daniel Robles, producción Crystal Music

    El temor a la contaminación como el temor a la sorpresa, son propios del querer controlar… y que vamos a hacer… el tango, “nuestro tango”, parece mostrar más inspectores de higiene que verdaderos creadores. Una pena. De ese modo, se niega la maravillosa contaminación que sufriera alguna vez –infligida por la habanera- mientras se colaban por algún sitio vals y milonga y la canzonetta lo ensuciaba todo con su tristeza de puertos y su mirada de inmigrante.

    No es raro que un mundo preocupado por la profilaxis y la esterilización pretenda sacar a escobazos a estos visitantes que entran por la ventana y besan a la señorita que morirá en la mañana… Feliz, aturdida, dueña de sí… Contaminada.

    Los tangos de Daniel Robles, como no puede ser de otra manera, están contaminados.

    Daniel Robles, cantautor argentino de tangos y milongas, junto al productor Carlos Klavins, creador del sello discográfico "Crystal Music"

     

     

    Los atraviesa el viento y el polvo de Bahía Blanca, el spleen de White, el frío de Mar del Plata , el espigón, La Perla, las milongas inventadas en el subte de París y aquella insistente soledad del Pont Neuf. Y Buenos Aires claro, donde crece nuestra música como sin querer, como buscando adonde ir. Porque desde la diversidad, Daniel Robles ha querido curarse en salud de esa cristalización que sufren los artistas cuando son confundidos con guardianes del templo y salió a perseguir con su personal e intensa voz, su propia poesía, irónica y mordaz, dulce y melancólica, haciendo de sí mismo el mejor intérprete de lo que piensa y siente.

     

    Le ayudaron unos cuantos “visitados” y el resultado es: “Tangos Contaminados”

    Los “visitados” tienen un significado muy especial en este CD, ya que los registros se hicieron con un estudio ambulante, yendo de casa en casa visitando a los músicos que hicieron sus aportes, plasmando esa paz de cada hogar en lenguaje musical en lugar de reunirlos en un estudio de grabación”.

    Y que cante el cantor, que es cantautor, Daniel Robles. Nos hace su “Milonga de los vampiros" de un disco anterior, "Visitas Inesperadas"




    Milonga de los vampiros
    Milonga
    Letra: Daniel Robles
    Música: Marcelo Franco


    Sobrevuelo tu misterio, paso al ras de tu destino,
    Cuando estoy por atacarte me detengo arrepentido.
    Doy mil vueltas por la noche, maldigo, grito y deliro
    Por la culpa de dejarte en su casa y a su abrigo,
    Por hoy estás sana y salva, porque soy un buen vampiro.

    Un vampiro que se espanta con el sol del mediodía,
    Con la estaca del deber, con la cruz de la rutina.
    Un espejo hecho pedazos, muerte eterna, sangre y ruinas,
    La oscuridad que me envuelve curándome las heridas
    Y la cara borroneada en las fotos de mi vida...

    Milonga de los vampiros, gente de mala bebida,
    Que brindan por la salud de los que entregan su vida.

    Entregate sin temor, no te engañen los sentidos,
    Si tu sangre no se altera me sentiré complacido.
    Me acercaré en la penumbra, veré mi sueño cumplido,
    A pesar de mi apariencia y el deseo contenido
    Te beberé con ternura, porque soy un buen vampiro.

    Quiero morir de una vez en un "te tomo y obligo",
    En el ajo de tu tajo, en el dolor de tu olvido.
    Mi piel ya tiene mil años y mi voz es un aullido
    Que te llama y te reclama y te muerde en un suspiro,
    De tanta vida que tengo, estoy más muerto que vivo.

    Milonga de los vampiros, gente de mala bebida,
    Que brindan por la salud de los que entregan su vida.
    Te dejaré eternamente algunas de mis manías,
    Un cierto aire de ausencia, las manos blancas y frías.

    Rondarás las mismas calles acechando en las esquinas
    Con tus ojeras de plata buscándome entre neblinas,
    Y lo que yo te haré a ti, le harás a otro, querida...

    Me llevaré para siempre la paz del deber cumplido,
    Está en mi naturaleza, no hay que buscarle sentido.
    Mi víctima más hermosa será la próxima, aspiro...
    Aunque no puedas creerlo, lo tengo bien merecido.

    Al fin y al cabo soy esto... nada más que un buen vampiro.
    Milonga de los vampiros, gente de mala bebida,
    Que brindan por la salud de los que entregan su vida.

    Milonga de los vampiros, gente de mala bebida,
    Que cuando salen de copas, alguien paga con la vida...


    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo con los intérpretes del tango argentino que aportan nuevos temas

    Compartir en

    Lista de comentarios

    V69dAYv4xj24/12/2014 13:12:43

    BAILAR NO ES HACER UNA FIGURA TRAS OTRA EL BAILE ES LO QUE HACEMOS ENTRE FIGURA Y FIGURA To dance is not to make firgue after firgue The dance is what we do in between firgues

    ricardo acebal19/08/2013 05:09:42

    deseo conocer los nombres de los autores de un tango que interpreta daniel robles titulado "homenaje a nestor k".
    Muchas gracias.

    Marta Pizzo30/01/2013 01:51:19

    Muy buena nota a Daniel, a quien tengo el gusto de conocer y por supuesto he disfutado una tremenda estadía a puro tango en El Argentino Bar!!! Saludos

    felipe issa26/03/2012 01:21:09

    daniel quiso ser vampiro, pero ante lo fugaz e inasible de sus preciadas víctimas, ha preferido él mismo, entregar su sangre, rojo pasional de tango, gris como la lluvia de la tarde, verde y blanco de azahar como un naranjo en flor, azul como la noche de estre-
    llas que hoy lo ven volver, amarillo rojizo como una tarde otoñal, violáceo como el vino que toman los mareados, todo esto, y aún más, el nos lo entrega, cada noche, en su bar
    el argentino.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html