• Rubén Navarro, voz uruguaya del tango

    Coincidir en Galapagar, Sierras de Guadarrama, Madrid, es una casualidad. Nos conocemos de compartir escenarios en Madrid Capital y la Comunidad.  Cada vez que lo veo y escucho disfruto por partida doble: cuando acompaña con su guitarra a otros cantores y cuando él mismo vocaliza un repertorio que incluye temas propios. Rubén Navarro tiene muchos kilómetros bien hechos con el tango.

    Rubén, como hacemos cuando nos tomamos algo en Aromas, sabes que me apetece hacerte recordar ese barrio montevideano, la familia, la escuela, una tía que conocía al Maestro Racciatti…

    Yo nací en el barrio de la Unión de Montevideo, en el hospital Pasteur… aunque mis padres vivían en los alrededores de Melilla. De hecho me bautizaron en el Colegio Pío de la Avenida Lezica. A los  cuatro años fuimos a vivir al Cerrito de la Victoria… donde estuve hasta los once años en el que nos mudamos al barrio de la Unión… mi cuna.

    Allí acabe la primaria en la escuela “de lata” de la calle Comercio y Cabrera, a dos cuadras de la  Avenida 8 de Octubre. A partir de ese momento empecé mis primeros pasos como cantante aburriendo a los vecinos… me pasaba todo el día cantando en el zaguán de casa… clara, tenía buena acústica. Fue en esa época que comencé mis primeras actuaciones en radio… recién cumplidos los doce años.

    Aunque tenía muchas ilusiones jamás pensé que llegaría a cantar con el maestro Racciatti que, por cierto, pasando los años, supe que era amigo de mi tía Esperanza, “Chola” para nosotros, una de los trece hermanos de mi padre.

    Rubén Navarro en Las Piedras, localidad uruguaya donde ha nacido Julio Sosa, con motivo de los homenajes que le realizaron para costear la estatua del  Varón del Tango que se eleva en la plaza de su pueblo natal.Pero tú antes de formar parte en su orquesta, ya tenías tus buenas horas de vuelo en otros conjuntos…

    Sí… De hecho comencé en la Revista Infantil, el programa de Miguel Ángel Manzi que se emitía durante años en CX24 La Voz del Aire. También en esa emisora y por muchos años se difundía el que fue quizás el mejor programa de tango en radio, dirigido por esa gran mujer con nombre de tango,  llamada Lilián. Ella se convirtió en mi madrina artística. Yo era su ahijado número cuatro.  “Mi madrina” además durante años ponía notas y reportajes de mis andanzas en la revista semanal “Cine, Radio y Actualidad” de Montevideo.

    Además fue quien me recomendó al maestro Donato Racciatti para que me hiciera una prueba,  pues se había retirado de la orquesta un gran cantante, llamado Félix Romero.  Tuve suerte y pasé la prueba y mi debut fue a los pocos días, el 13 de noviembre de 1965, en la ciudad de Chascomús, provincia de Buenos Aires.  Menudo debut!!!

    Rubén Navarro cantando con la orquesta uruguaya de tango del maestro Donato Racciatti durante su gira de 1965 por ArgentinaLuego, claro, cantar con Don Donato es cosa mayor, giras, Uruguay, Brasil en los estados del sur, buena parte de Argentina…

     

    A partir de aquí y hasta junio de 1967, tuve la gran suerte de actuar con esta orquesta en más de cuatrocientas poblaciones de estos países… aunque sería material para otro reportaje debo reconocer que viví infinidad de anécdotas, casi siempre buenas,  tanto con el público como con los compañeros… en escenarios, hoteles, autobuses, trenes, aviones… vivencias que no me importaría repetir a pesar de mis años.

     

     

    Pero allí, y es lo que me despistó al buscarte en mis discos con tu compatriota uruguayo Racciatti,  te llamabas distinto…

    Sí, efectivamente… en el año 1964 yo hice mi debut en “Chez Carlos”,  por entonces la mejor sala de espectáculos de Montevideo, la misma noche que actuaban Horacio Guaraní, Pedrito Rico, una jovencísima cantante brasileña de apenas diez y siete años, Marly Viera, acompañada de su mamá, y el cantante que motivó el cambio de nombre… se trataba del gran cantante melódico del Club del Clan, Juan Ramón…  hasta entonces usaba mi verdadero nombre, Juan Ramón Gómez…  y esa noche y con carácter de urgencia, entre el jefe de sala y el jefe de cocina me bautizaron con el nombre de Carlos Navarro.

    Claro que en el 68 cuando decidí radicarme en Buenos Aires, me encontré con que había un gran colega que se llamaba Juan Carlos Navarro. A partir de ahí yo mismo elegí el nombre de Rubén conservando el apellido anterior.

    Como hicieron todos los grandes cantores de orquestas, llegó un día que quisiste volar, seguir el destino de los uruguayos tangueros…  hacerte un nombre propio en Buenos Aires…

    A partir de ahí, empecé a transitar por diversos locales nocturnos donde el tango tenía un sitio de preferencia. No obstante también actué en restaurantes, espectáculos…  Hasta que en 1975 tuve la gran oportunidad de debutar en Canal 9, en el inolvidable programa “Grandes Valores del Tango”.

    Ruben Navarro, cantor uruguayo de tango, junto a otra gran figura de la música rioplatense, el argentino Floreal RuízUn día tenemos que tomarnos otra ronda… de Nestea y agua tónica en verano, que es lo nuestro, para viajar contigo por Colombia y Venezuela.  Pero quería que comentaras dos cosas…  ¿Cómo fuiste haciendo de la guitarra mucho más que un instrumento para acompañarte?

    Me gustaría como en las películas de Hitchcock, crear un poco de suspenso y dejar algo para otra entrevista…  pero te contaré  que fui recibido con el cariño que tienen nuestros hermanos latinos.

    En cuanto a la guitarra, ella ha sido la llave que abrió las puertas de los países que he recorrido con la canción. Además,  aunque no soy ni mucho menos un gran ejecutante de ella, ha sido mi compañera inseparable, tanto es así que hace años le compuse una canción en ritmo zamba argentina que titulé “Zamba para la fiel amante”.

    Lo otro es que me digas unas palabras experimentadas tuyas para los chicos y muchachas que están llegando al mundo de tango para cantarlo, interpretarlo… Ese no sé si consejo o vademécum de cosas a saber…  ¡Y algunas que no hacer…!

    No me gusta dar consejos pues puedo inducir a error a los demás, pero sí puedo emitir una opinión. Primero… que siempre hagan  lo que sienten y como lo sienten. Sin pensar demasiado en gustar a todos, pues es imposible. Sí es importante querer lo que se hace.

    Ahora hablamos de cantar, pero esto vale para cualquier profesión.  Eso sí, cuidarse en la medida de lo posible tanto en la salud como en el comportamiento, porque abrir una puerta es difícil pero cerrarla es muy fácil.

    No hay que olvidar que con  esta profesión no solo llevamos música y letra, sino la cultura de nuestro pueblo. Al fin  de cuentas a nivel popular somos embajadores de nuestra tierra, en mi caso Uruguay, pero vale para todos.

    No olvidar que lo bueno o malo que nos rodea depende más de los ojos de quien lo ve… una actitud positiva nos facilita encontrarnos con lo positivo del entorno… resumiendo, a quienes comienzan,  hay que poner toda la carne en el asador! Y jugársela por lo que uno quiere y cree. No siempre nuestros sueños se ven recompensados con el éxito, pero la recompensa está en hacer lo que uno quiere.

    Rubén Navarro, cantor uruguayo del tango, compartiendo actuación en Bonanza de Montevideo con el polaco Roberto GoyenecheYa estaremos en algún escenario y me volverás a emocionar con tus tangos, uruguayo y cantor, querido Rubén Navarro…

     Bueno Eduardo, creo que debemos dejar algo para otra charla en este bar, pues aún queda muchos recuerdos donde mencionaremos en un futuro vivencias con compañeros de viaje en esta senda del tango, tanto en el Río de la Plata y Sudamérica como aquí, en tierras españolas.

    También hablaremos y con mucho cariño, por supuesto, de mis abuelos que emigraron a nuestra tierra a finales del Siglo XIX y a quienes humildemente pero de todo corazón he homenajeado en un par de canciones… una llamada “Viaje de ida”   al abuelo gallego… la otra para mi abuelo napolitano, titulada “Mi abuelo Genaro”.

    Pero yo te pido ahora tu recreación de esa joyita de tu paisano uruguayo  Horacio Ferrer, con música de Astor Piazzolla… Balada para un loco



    Balada para un loco
    Tango (1969)
    Letra: Horacio Ferrer
    Música: Astor Piazzolla


    Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo, ¿viste? Salís de tu casa, por Arenales. Lo de siempre: en la calle y en vos. . . Cuando, de repente, de atrás de un árbol, me aparezco yo. Mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizón en el viaje a Venus: medio melón en la cabeza, las rayas de la camisa pintadas en la piel, dos medias suelas clavadas en los pies, y una banderita de taxi libre levantada en cada mano. ¡Te reís!... Pero sólo vos me ves: porque los maniquíes me guiñan; los semáforos me dan tres luces celestes, y las naranjas del frutero de la esquina me tiran azahares. ¡Vení!, que así, medio bailando y medio volando, me saco el melón para saludarte, te regalo una banderita, y te digo...

    (Cantado)

    Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...
    No ves que va la luna rodando por Callao;
    que un corso de astronautas y niños, con un vals,
    me baila alrededor... ¡Bailá! ¡Vení! ¡Volá!

    Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao...
    Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrión;
    y a vos te vi tan triste... ¡Vení! ¡Volá! ¡Sentí!...
    el loco berretín que tengo para vos:

    ¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
    Cuando anochezca en tu porteña soledad,
    por la ribera de tu sábana vendré
    con un poema y un trombón
    a desvelarte el corazón.

    ¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
    Como un acróbata demente saltaré,
    sobre el abismo de tu escote hasta sentir
    que enloquecí tu corazón de libertad...
    ¡Ya vas a ver!

    (Recitado)

    Salgamos a volar, querida mía;
    subite a mi ilusión super-sport,
    y vamos a correr por las cornisas
    ¡con una golondrina en el motor!

    De Vieytes nos aplauden: "¡Viva! ¡Viva!",
    los locos que inventaron el Amor;
    y un ángel y un soldado y una niña
    nos dan un valsecito bailador.

    Nos sale a saludar la gente linda...
    Y loco, pero tuyo, ¡qué sé yo!:
    provoco campanarios con la risa,
    y al fin, te miro, y canto a media voz:

    (Cantado)

    Quereme así, piantao, piantao, piantao...
    Trepate a esta ternura de locos que hay en mí,
    ponete esta peluca de alondras, ¡y volá!
    ¡Volá conmigo ya! ¡Vení, volá, vení!

    Quereme así, piantao, piantao, piantao...
    Abrite los amores que vamos a intentar
    la mágica locura total de revivir...
    ¡Vení, volá, vení! ¡Trai-lai-la-larará!

    (Gritado)

    ¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!
    Loca ella y loco yo...
    ¡Locos! ¡Locos! ¡Locos!
    ¡Loca ella y loco yo!


    Eduardo Aldiser

    Argentina al Mundo
    destacando la trayectoria profesional de los cantores de tangos y milongas rioplatenses

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Betty24/07/2015 13:29:55

    Canal Aldiser.
    Quisiera saber si Rubén Navarro es el maravilloso cantante Carlos Navarro que grabó con Donato Racciatti, otra persona que dio mucho a la historia tanguera del Río de la Plata. He escuchado muchísimo su tono de voz evocador y romántico del tango. Tengo 73 años, soy uruguaya, mi nombre es Betty.¿Dónde se le puede escuchar cantar?
    Hace unos días empecé a buscar infomación y fotos sobre el cantante Carlos Navarro. En todotango.com me dieron lo necesario para seguir buscando, de lo cual estoy muy agradecida. Quisiera poder comunicarme con Carlos Navarro. Usted tiene ahora mi dirección electrónca. Desde ya le agradezco su respuesta.

    Carlos Zavala24/01/2015 00:18:15

    Recordado Rubén:

    Antes del año 70, cuando comencé mi periplo por Argentina, Chile, Perú, Colombia, y finalmente España (donde vivo) desde un boliche que hace más de 4 décadas, frecuentaba con mi mujer (fallecida hace un año), donde actuaste un tiempo. Entre tango y tango, compartimos muchos vinos. Puede ser que el dueño fuese el Cuqui López. No sé, estoy bastante desmemoriado.

    Pero no lo bastante para no recordar las buenas horas pasadas con tus tangos y tu compañía: creo que incluso actuaste contratado por un grupo de amigos en un galpón donde teníamos una imprenta...

    Me alegró encontrarte en este patio mundial que es Internet, y darte un abrazo transatlántico.

    Si en una vuelta estás en Madrid, me gustará encontrate. Vos sabés que el vino aquí es muy bueno...

    Un abrazo grande.

    Carlos (mi compañera hasta su muerte, se llamaba Pasión, nombre muy poco común...)

    julio melo29/06/2012 13:37:33

    muy bueno

    Beto Sassoni14/10/2011 00:14:44

    Hola Eduardo: Me encantó la nota on Rubén, por lo que veo es algo anerior a mi época de Manzi estube con el en Radio Carve (CX 16) y Saeta canal 10 que era el único canal de televisión. Yo estube en algunas radios pero nunca en CX 24 LA VOZ DEL AIRE; una emisora muy conocida, junto a radio Sport; por sus trasmisiones deportivas. Bueno; felicitaciones para ambos. el reportaje está precioso y muy entretenido, un fuerte abrazo y hasta pronto:
    Beto.-

    sofia aravena17/09/2011 16:35:59

    tio ruben he visto tus fotos de joven,te pareces mucho ha tu hijo,te extraño mucho me gustaria ir a verte algun dia donde cantas no sabia que eras famoso mis compañeros seguro que no se lo creen Un beso sofia tu sobrina

    Leonardo Ibarra13/09/2011 16:30:56

    Un gran abrazo a este uruguayo deseandole lo mejor que siga triunfando y disfrutando de ese reconocimiento de la gente que sabe valorar a este gran talento oriental,igualmente a Eduardo Aldiser por tan linda entrevista,felicitaciones a los dos.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html