• Néstor Dipaola, el profesor que chamuya de tango argentino y uruguayo

    Bonaerense  de Tandil, hermosa ciudad de la pampa argentina, Néstor Dipaola es  profesor en Ciencias de la Educación, en la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. Pero da clases de tango en varios de sus libros…

    Querido Néstor… lo primero que te pido es unas pinceladas que nos permitan `verte´ en aquel Tandil de tu infancia y adolescencia, esas escuelas, el club, aficiones…

    Con todo gusto. Me crié en el campo, una chacra que mi padre junto con mi abuelo arrendaban en las proximidades de la estación ferroviaria “La Negra”, partido de Necochea, a sesenta kilómetros de Tandil. Me gustaba ese mundo pródigo en animalitos y cereales. Pero a la escuela fui en Tandil. Mis padres eligieron el Colegio San José para enviarme, cuyos maestros por entonces eran religiosos, hermanos de la Congregación de la Sagrada Familia. Y por supuesto, finales de la década del cincuenta, ni hablar de colegio mixto como sí es ahora.

    Aunque durante las vacaciones estábamos casi todo el tiempo en el campo, los días de carnaval de febrero lo pasábamos en la ciudad. Mi madre me llevaba desde muy chico a presenciar los corsos, que me gustaban mucho, pero la mayor diversión era para mí el juego con agua, que empezaba a eso de la una de la tarde en los días de carnaval. Una fiesta que vivíamos todos los chicos y chicas del barrio; jugábamos con los globos con agua y también con los baldes. Se prendían todos, chicos y grandes. Es un registro inolvidable.

    En cuanto a la escuela, era en general buen alumno pero con una fuerte inclinación por la escritura, desde muy pequeño. No tuve nunca faltas ortográficas, casi como si fuese una predisposición natural.

    Si bien nosotros contactamos contigo por tu último libro, “El Tango lejos del Puerto, historias de la música popular rioplatense en pueblos y ciudades” , tu tienes varios libros escritos y algunos de ellos con el tango presente…

    Sí, porque a finales de 2001, en plena crisis, pude dar a luz el libro “Último tango en el sur. Una historia del 2 x 4 en Tandil y la región”. Realicé una completa investigación del pasado tanguero en mi ciudad, y anexé lo ocurrido en ciudades vecinas como Ayacucho, Rauch, Benito Juárez, Azul, Olavarría, Necochea y otras.

    El profesor, escritor y periodista argentino Néstor Dipaola en su estudio de Tandil, Provincia de Buenos Aires, Argentina¿Cómo fue germinando en ti la idea de realizar este libro, muy celebrado por cierto por la gente que sabe de tango en Argentina y Uruguay?

    Ni bien presenté “Último tango en el sur”, por las repercusiones que tuvo, me di cuenta de que el interior implicaba un tremendo vacío en la historiografía tanguera. Al vichar las vidrieras de las librerías de Buenos Aires, siempre encontraba algo nuevo sobre tango, pero llegué a pensar que de alguna manera era más de lo mismo. Es decir, otro libro sobre Gardel, o Troilo, o Pugliese, o sobre el tango en general, desde distintas ópticas o con otras anécdotas. Pero jamás sobre lo ocurrido en el interior con el tango, ni siquiera  referido a grandes ciudades como Rosario o Córdoba.

    Lo que había hecho yo con Tandil y la región, más esa realidad que menciono, me inspiró enseguida en lo interesante que resultaría poner manos a la obra y realizar, al menos por muestreo, un trabajo de esa índole. Pero también sabía que no podría realizarlo jamás sin algún tipo de apoyo, por lo menos para afrontar el costo de los viajes. Y resulta que mientras me ponía a pensar a qué institución dirigirme para solicitar ese apoyo, leí en un diario que el Fondo Nacional de las Artes abría un concurso para autores del interior. En el rubro Letras había sólo tres becas. Presenté el proyecto y salí primero, entre centenares de participantes.

    Y a principios de 2004 ya estaba viajando para recoger información. Por supuesto que el monto de la beca no me alcanzó para hacer todo el recorrido que imaginé y pretendí realizar. Pero me di por satisfecho con el dinero que obtuve para ese punto de partida y luego apelé a mis ahorritos para hacer otros viajes. En muchos casos lo hacía en mis vacaciones, es decir, iba a algún lugar, trabajaba por la mañana en bibliotecas o archivos y luego hacía turismo por la tarde.

    Para el caso del Uruguay, yo tengo una vinculación con colegas del periodismo y la cultura desde hace muchos años. Así es como conseguí muy buen material y publiqué en el libro “El tango lejos del puerto” un capítulo muy bonito realmente, de 56 páginas, dedicado a la Banda Oriental, como le gustaba decir al propio Artigas.

    También será bueno que nos recuerdes los títulos y temas de tus otros libros, uno de ellos con tu ciudad como motivo central…

    “La ciudad de las sierras. Reseña histórica del Tandil”, es el título del libro sobre historia de mi ciudad, que ya lleva cinco ediciones, desde el año 1995. Y ya estoy preparando la sexta, porque es un libro de venta permanente no sólo entre mis conciudadanos (estudiantes y maestros incluidos) sino entre los muchos turistas que visitan en toda época del año esta ciudad de 130.000 habitantes cuyos cerros rompen la hegemonía de la pampa a 350 kilómetros al sur de la ciudad de Buenos Aires.

    Luego tengo (año 2004) un libro que se llama “No te olvidés del pago; historias y cantos de la tierra”. Es una recopilación de entrevistas a personas vinculadas con el ámbito rural, desde propietarios hasta peones de campo, pasando por literatos y payadores. Otro libro (2010) se llama “Bolsita de los recuerdos” y está comprendido por 40 entrevistas a personalidades varias de Tandil, gente que se ha destacado en distintos sectores, desde el cura del pueblo hasta el fundador de la Universidad, pasando por políticos, músicos y deportistas. Son entrevistas de la índole de “historias de vida” que he publicado en la prensa local y regional. Seleccioné 40 personas, ya fallecidas al momento de dar a luz el libro. Y tengo también un par de trabajos sobre educación.

    Te imagino dando una clase en la Universidad y presumo que debes ser muy dinámico, de palabra fácil, de esos profesores que hacen vivir su materia a los alumnos…

    Por supuesto, pero también con la modalidad de hacer conocer los lugares donde luego deberán insertarse, cuando sean docentes o investigadores. Que conozcan las escuelas, los archivos, el municipio y otros sitios. Y que hablen con la gente, que realicen entrevistas.

    También hay que dejar constancia que eres colega nuestro, que realizas tareas periodísticas con notas en diversos medios de comunicación de Argentina…

    Sí, yo empecé en periodismo siendo adolescente, todavía estaba cursando la escuela secundaria y pude darme ese gran gusto. Desde chico me daba cuenta que era mi vocación.

    El profesor, periodista y escritor argentino Néstor Dipaola junto a Mario Clavel, artista multifacético y excelente autor y compositorQuiero volver al tango… allí te veo metido en algo que te gusta mucho, que manejas con naturalidad…

    Quizás te sorprenda bastante si te digo que no soy un gran tanguero. Me gusta escuchar tangos, algunos más que otros, pero debo reconocer que ni siquiera es mi “música de cabecera” para mis momentos libres. Sí me considero fanático de Carlos Gardel. Y mis preferencias musicales van más por el Canto Popular Uruguayo, don Alfredo Zitarrosa, Los Olimareños, Daniel Viglietti, José Carbajal, El Sabalero, que por el tango mismo. Aunque si lo pensamos bien, estas canciones tienen mucho de tango también…

    Pero retomando tu pregunta, no soy, realmente, un gran tanguero. Creo que a cambio de ello, el tango me ha deslumbrado mucho más como fenómeno de investigación. Ello lo advertí precisamente con esas entrevistas, esas “historias de vida” que fui haciendo para los periódicos. Yo notaba que cuando entrevistaba a algún personaje de larga data de la música tanguera de Tandil, esa persona me transmitía emociones poco comunes.

    En algunos casos llegaban hasta las lágrimas, ya que para ellos resultaba algo muy fuerte evocar, después de 30 o 40 años, los éxitos actualmente impensados de las décadas de 1950 o 1960, por ejemplo. Y esas entrevistas, con las emociones, los sentimientos y los datos históricos que me fueron proveyendo, fueron el germen para armar el libro que mencioné antes, es decir la historia del tango en Tandil y la región. Y que a su vez fue precursor de “El tango lejos del puerto”, constituido este último en el único libro, por el momento, que aborda en el Río de la Plata la temática del tango de provincias.

    ¿Qué tienes ahora en el horno en materia de publicaciones?

    Espero poder publicar a fines de este año la sexta edición del libro de historia de Tandil, como ya lo he señalado. Y ojalá pueda continuar también trabajando con temas aún no estudiados de la historia del tango. Es decir las provincias pero también, por qué no, otros puertos. Por ejemplo qué pasó en Chile (aunque un pequeño adelanto hay en éste), en otros países latinoamericanos como Perú, Colombia o México, en España, en Francia y esos fenómenos tan particulares como Japón o Finlandia.

    Néstor, compartimos esto de no creer en fronteras entre los uruguayos y argentinos… que nos desmembraron cuando éramos las Provincias Unidas del Río de la Plata…

    Sin duda. Por algo el gran José Gervasio Artigas, cuando en su exilio de Asunción se enteró que los ingleses habían inventado la independencia del Uruguay, declaró enseguida “Ya no tengo patria”. Y con respecto al tango, debe quedar bien claro que nació en forma simultánea en ambas capitales del Plata. Lo enfatizo porque sé que entre los argentinos hay cierta tendencia a adueñarse de la creación de esta música. Y eso no está bien.

    Como me viene ocurriendo desde hace añares, le agradezco al tango que me permita conocer a personas tan interesantes como tú mismo, te mando un abrazo desde España…

    Yo te mando otro abrazo a ti y los muchos seguidores de estos importantes trabajos periodísticos que estás realizando. Ojalá podamos encontrarnos personalmente en Pontevedra en el año 2013. No lo descarto…

    Y aquí estaré esperándote... o me llego por Tandil y me acompañas a ver dónde estaba la piedra movediza...

    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo con los autores argentinos de libros referidos a la historia del tango

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Miguel A. Franco29/09/2013 05:12:34

    Me alegra muchisimo ver que el amigo Nestor trasciende las fronteras chicas del partido para proyectar sus opiniones y su obra en lejanos lugares, como por caso España misma. Se lo merece por ser un trabajador inclaudicable y ademas por buen tipo. Salú!.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html