• Marta Pizzo, vos sos un cacho de Buenos Aires hecha a poema y tango canción

     Porque son muchos tus logros y están bien contados en MARTA PIZZO , déjame que me centre en reconocimientos como el que tuviste con el tango “A mi calle” allá por el 98 en el  Certamen Tangos Inéditos "Enrique S. Discépolo" y ese Primer Premio en el Xll Certamen de Tangos Hugo Del Carril 2004, un importante galardón de Argentinapor “Magia de Malvón”, ambos con música del maestro Quique Rassetto.

    ¿Recuerdas qué me dijiste, tomándonos un café virtual, sobre cómo había surgido este tango? Estas fueron tus palabras…

    “Símbolo de los seres vivos que se entregan sin recibir casi nada a cambio, los malvones o geranios son plantas nobles, que me conmueven. Aquí en Buenos Aires se las puede ver florecer en jardines, patios, balcones... Y sus flores han sido mencionadas en muchas letras de tango. Le obsequié el poema a mi amigo, el guitarrista Quique Rasseto, quien al tiempo me lo devolvió con una música, convertido en un bello tango!!”

    Estos son los versos que florecieron en tu almita tanguera…

    Malvón, cuadro de Eduardo Belloni, Argentina

    Magia de malvón
    (Tango - 2003)


    Tierna, temblorosa y juvenil;
    las manos blandas, puras, viniste a mi jardín.
    Yo te acaricié en mi corazón,
    tu verde de crayón rompió mi timidez.

    Llena de dulzura y sensatez
    colmaste mi emoción, dejando entrar el sol
    y en la intimidad de mi canción
    un duende soñador soltó su voz.

    Fuiste compañera en la agonía,
    en noches de grillos y pasión;
    tiempos de aventura y metejón,
    locura y sin razón que están dentro de mí.
    Vi jugar la tierra entre mis dedos,
    pude darle vida a mi ilusión
    y en tu simple magia de malvón
    quedó mi corazón de niño que ayer fui.

    Niña candorosa y sin igual,
    brotó de un manantial la perla de tu amor.
    Juntos en la danza del candor, un tango y mi dolor
    se fue, al rozar de tu piel.

    Siempre madurando junto a mí,
    con cada primavera, trepada en el balcón;
    bebo de tu pétalo dulzón el néctar del adiós,
    no puedo estar sin vos.

    Emilio de la Peña y Marta Pizzo en un café de Buenos Aires, soñando tangos...

    En 2008 otra vez te llevaste el primer premio, en el concurso "Por una Argentina que cante", organizado por la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (SADAIC), con el tango “Cada espera es un adiós”, con música del recordado maestro Emilio de la Peña.

     

    Y aunque queda mucho hilo en el carretel de tus logros poéticos, como editora y en el tango, me dejo para el final de esta charla lejana ese otro poetango tuyo dedicada a esa casi española que tanto supo cantarle a Buenos Aires, casi la inventó, Eladia Blázquez, “Me falta todavía una poesía”. Me la encontré por esas cosas del destino, cantado por Alejandro Presta. Aquí también es de Emilio de la Peña el tejido musical…


     

    Y para que también lo canten por aquí, en España y Europa toda, querida Marta Pizzo

    Me falta todavía una poesía

    (Tango - 2008)

    La tarde va cayendo entre mi pena,
    el viento con mi aliento se mezcló;
    hoy vuelo por el cielo a desprenderme,
    sintiendo abrigo de luna llena.

    La noche va filtrándose en la escena,
    la bruma con su espuma me cubrió;
    renuncio a la locura de perderme
    en este invierno que silencia el corazón.

    Tiempo,
    no dejes de latir en mi reloj, ¡te necesito!
    Tiempo,
    me falta todavía una poesía.
    Dame un día,
    no puedo contener esta pasión
    de mi alma herida.
    Vida,
    te entrego la alegría de mi verso,
    mi universo, mi ternura,
    todo el caudal de lo que soy.

    El sueño se disfraza de condena,
    el frío juega rondas de arrorró,
    mi corazón al Sur busca traerme
    rumor de esquina, miel de azucena.

    Temprano va acabando la faena,
    algún cuaderno en blanco se durmió,
    me llevo, por si ensayo distraerme,
    alguna pluma que dibuje una canción.


    Y allá vos, pebeta de barrio, seguís pensando en tangos tu vivir. Te dejo la flor del geranio español que nace en cualquier ventana andaluza, ese malvón nuestro que, como el gorrión, cruzó el Atlántico…

    Chau Marta Pizzo y gracias por darle nuevas alas a Buenos Aires

    EDUARDO ALDISER          
    ARGENTINA AL MUNDO con la poesía y tango argentino de hoy y de siempre

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Alejandro Picciano21/05/2011 11:27:44

    Que alegría encontrame con Don Presta por aquí, un gran amigo de aquellos años estudiando y canturreando en el Sadem y mil noches a guitarrazos!!!!!

    Alejandro Presta22/04/2011 18:15:31

    Eduardo
    Que grato encontrarme con esta publicación.Me aviso MArta.
    Sin ninguna duda es un hermoso tema y que a mi me lleva hacia muchos lugares. Es parte de mi repertorio y donde puedo lo meto.
    Te agradezco y estamos en contacto
    Un saludo
    Alejandro

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html