• Mariel Martínez, tango argentino con colores y sentimientos propios

    Reside en Madrid y reparte sus actuaciones entre escenarios de España, Portugal, Francia… y por supuesto, Argentina. Su último disco, “Perfume de tango”, ha tenido una gran acogida.  Vamos a adentrarnos en aquel, su barrio. Hablaremos del encuentro con el tango, sus proyectos…

    Y allá nos vamos  Mariel Martínez, a ese barrio de tu infancia y adolescencia…

    Allá vamos…  Nací en Villa Crespo, un barrio muy bonito, muy “barrio” en Buenos Aires. Mi infancia la recuerdo con mucho cariño, tengo dos hermanas, así que mis mayores recuerdos son con ellas jugando por toda la casa! La adolescencia fue intensa, para mí fue el momento del encuentro con el tango. Creo que puedo encontrar en mi vida momentos que siento que fueron guiando el camino, y casi siempre fueron marcados por maestros. Claro que estos maestros nos los cruzábamos todos, pero a para mi hubo algunos que realmente fueron mis referentes, mis amigos.

    Mi primer maestro fue Darío Quintana, un docente de plástica que nos enseñaba a pintar, nos dejaba el taller para conversar y no paraba de darnos clases de todo tipo…él fue quien me mostró los tangos, que a pesar de haberlos escuchado ya, él me supo explicar lo que escondían en sus letras. En esa época conocí a muchos amigos, comencé a escuchar mucho la radio que desde pequeña me atrapaba…, me metí en el Centro de estudiantes, que se yo, todo me gustaba y me llamaba la atención.

    ¿Y esa edad de “música moderna”  fuiste ganada por el tango?

    Para los quince ya tenía dos guitarras, un amplificador y me la pasaba cantando. Cuando terminé el secundario, fui a la Escuela de Música Popular de Avellaneda. En ese entonces ya sabía que quería estudiar tango. Creo que el tango tiene una magia impresionante, a mi me atrapó desde el primer tango que escuché. Y luego cada letra tiene un motivo para volver a escucharlo…

    Estudié guitarra en Avellaneda con quien fue para mí mi otro gran maestro “Chocho” Ruiz. Chocho solía invitar a algunos de sus alumnos a su casa, a mi me daba algo de técnica clásica en la guitarra y luego nos pasábamos horas hablando, que suele ser esas cosas que quedan para siempre guardadas. Me enseñó tantas cosas, me contaba todas sus giras, los misterios que tiene el tango, me mostraba como frasean los grandes. Me acompañaba algunos tanguitos y me corregía cosas. Era una gran persona.

    Y allá, en Buenos Aires comienzas tu carrera…

    En Avellaneda tuve la suerte de conocer muchos amigos, con ellos empezamos a juntarnos unos con otros y armar dúos, tríos…. Tuve hasta que vine a España un dúo con un pianista que era muy amigo, también hicimos una juntada con otros compañeros con los que armamos algunos temas de folclore. Yo me vine a España con 22 años, fue aquí donde mi camino comienza a hacerse profesional.

    Mariel Martínez, personal y auténtica a la hora de hacernos vivir un tango

    España fue un encuentro casual, una gira, o una decisión a partir de cero…

    España fue una mezcla de decisiones, como te contaba desde chica tuve cierto interés también en lo político. Milité en los centros de estudiantes de todas las escuelas donde estuve. Para mí era inevitable, siempre me atrapaban las cosas que pasaban.

    Los políticos ayudaban a eso…Tuvimos un presidente que estuvo como 10 años, casi toda mi adolescencia. Y para mí este hombre fue quien logró destruir muchísimas cosas que había en argentina, las fábricas, los trenes, la educación, privatizó todo…

    Había muchos motivos para movilizarse. Luego vino otro presidente, que directamente le puso el broche de oro. En la escuela de Avellaneda cada año había uno o dos meses de escuela tomada, porque el edificio se venía abajo…Nos pasamos unos meses muy movilizadores. Fue la época del corralito, había manifestaciones todos los días.

    Como te contaba yo estaba estudiando música hacia años, y también llegaba el momento de plantearse como trabajar…. Este era el contexto, yo conocí a Alejandro Picciano en esta época. Y él pasaba por momentos personales donde sentía que el país lo obligaba a irse. Así que primero vino él y a los dos meses ya estaba yo por aquí. Con 22 años y un miedo bárbaro!

    ¿Podemos hacer un balance de estos años por aquí?

    Los primeros años fueron intensísimos. Era una mezcla de muchas vivencias, conocer a mucha gente, aprender a vivir acá, a manejarse. Yo siempre recuerdo que al principio era tanta la vorágine que hasta extrañaba menos que ahora, es como si no hubiera tenido tiempo para extrañar. Luego con los años todo se fue asentando, supongo que fuimos echando raíces.

    Ahora ya me siento como en casa, aunque también extraño mucho Buenos Aires. Son cosas difíciles de explicar, ahora siento a Buenos Aires con mucha más intensidad y a los tangos igual. Es difícil explicar el desarraigo. Y también sé que si me fuera de Madrid, lo extrañaría como extraño a Buenos Aires…Así que, por donde lo mire, estoy condenada a extrañar!

    En “Perfume de tango”, el último CD editado por Melopea Discos, te has atrevido Mariel a reunir tangos clásicos con temas de nuevo cuño…

    Muchos tangos que consideramos clásicos en Argentina, lamentablemente no son conocidos por aquí, es el caso de Flor de Lino, Quedémonos aquí, La luz de un Fósforo. Bueno en realidad casi todos, excepto Malevaje, son clásicos bastante desconocidos por aquí.

    Siempre cuento en los directos, que no van a escuchar los mismos tangos de siempre, tenemos mucha suerte porque a pesar de que no son conocidos son unos temazos, así que al público le gustan mucho. Las canciones de nuevo cuño son dos canciones con letra y música de Litto Nebbia, “Está en tus Manos” y “A simple vista”, además una con música de él y letra de Tito ReyesLuna Curiosa” y una canción de Quintín CabreraYo vengo de un país que ya no existe”.

    Disfruté muchísimo grabando esas canciones, imagínate que tener al autor enfrente dándote las pautas y ayudándote, es algo que no es muy habitual en el tango. Estos son los momentos que me quedo sin palabras, cuando me toca hablar de Litto…Un maestro…El repertorio lo elegimos nosotros, pero Litto es una guía increíble, nos ayuda muchísimo, es un lujo, un maestro, un amigo…

    Quintín Cabrera, también fue uno de estos maestros que tuvimos la suerte de encontrar en nuestro camino, y la desdicha de que se nos fue demasiado pronto. Grabamos “Yo vengo de un país que ya no existe”, en forma de homenaje, y porque es una canción que nos encantó.

    Disco Perfume de tango, grabado por Mariel Martínez, la guitarra de Alejandro Picciano y músicos invitados. Fue grabado en los estudios de Melopea Discos de Litto Nebbia, en Buenos Aires, ArgentinaLos temas que haces de Gardel, ¿obedecen en parte por los pedidos de los españoles cuando actúas en vivo?

    Para mí Carlos Gardel es imprescindible. Siempre quiero hacer algún tango de Gardel. Es cierto que en el espectáculo solemos hacer un bloque de tres canciones de Gardel pero es más por voluntad propia que por pedido del público.

     

     

    Empiezas Mariel por un “Flor de Lino” que me chifla…

    Muchas gracias!!

    Flor de lino es un vals precioso, de Hector Stamponi  y Homero Expósito. Litto cuenta una anécdota con respecto a ese tango, dentro del librito del disco. Cuenta que luego de componer la canción y ponerle su título, los autores descubren que el Lino no tiene flor! Jaja!



    ¿Sabes? Soy “de campo”, bien pampeano y cordobés,  y me parecen que son azules las flores del lino… Pero bueno, ya que has nombrado a Litto Nebbia  ¿Qué tal la experiencia de grabar en “su” Melopea Discos?

    Litto Nebbia es para nosotros como un maestro, un padre, un amigo… Grabar en Melopea para nosotros es una mezcla de honor, orgullo, emoción, Un sueño…

    El estudio tiene una magia impresionante porque pasaron por ahí genios de la música, genios como Litto y genios que Litto supo convocar y darle un espacio donde dejaron maravillas grabadas. Además a esto se le suma que son un grupo de personas muy profesionales y encantadoras. Nosotros cuando estamos por ahí somos super felices.

    Y por ahora… más y más actuaciones…

    Ahora tenemos varias actuaciones en Madrid, Teruel, Murcia. Por suerte estamos tocando bastante.

    Ya me voy yendo pero… tenme al tanto  de tus cosas Mariel, los discos que vendrán, todo…

    Y ahora estamos haciendo repertorio nuevo para el próximo disco, que tenemos previsto ir a grabar a Argentina por Noviembre de este año. Así que estamos contentos, porque siempre es como una ilusión sumar canciones al repertorio!  Así que cuando no estamos tocando en directo estamos escuchando mucha música, preparando nuevas cosas…con mucha ilusión!

    Muchas gracias por la entrevista y muchas gracias como argentinos por la labor tan importante que haces difundiendo nuestra cultura y apostando por tantos músicos que estamos dando vueltas por España. Un abrazo enorme!

    Hasta siempre y me voy recordando  ese valsecito hermoso...

    “Flor de lino”

    Vals (1947)
    Letra de Homero Expósito
    Música de Héctor Stamponi


    Deshojaba noches esperando en vano que le diera un beso,
    pero yo soñaba con el beso grande de la tierra en celo.
    Flor de Lino,
    qué raro destino
    truncaba un camino
    de linos en flor...

    Deshojaba noches cuando la esperaba por aquel sendero,
    llena de vergüenza, como los muchachos con un traje nuevo:
    ¡cuántas cosas que se fueron,
    y hoy regresan siempre por la siempre noche de mi soledad!

    Yo la vi florecer como el lino
    de un campo argentino maduro de sol...
    ¡Si la hubiera llegado a entender
    ya tendría en mi rancho el amor!
    Yo la vi florecer, pero un día,
    ¡mandinga la huella que me la llevó!
    Flor de Lino se fue
    y el hoy que el campo está en flor
    ¡ah malhaya! me falta su amor.

    Hay una tranquera por donde el recuerdo vuelve a la querencia,
    que el remordimiento de no haberla amado siempre deja abierta:
    Flor de Lino,
    te veo en la estrella
    que alumbra la huella
    de mi soledad...
    Deshojaba noches cuando me esperaba como yo la espero,
    lleno de esperanzas, como un gaucho pobre cuando llega al pueblo,
    flor de ausencia, tu recuerdo
    me persigue siempre por la siempre noche de mi soledad...

    Eduardo Aldiser          
    Argentina al Mundo con los artistas del tango argentino que pasean su arte por España y Europa.

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Luli Moscoloni15/05/2011 19:11:58

    CUNATA ALEGRIA "MAMU"(como le deciamos nosotras cuando jugabamos en su casa de pequeñas), verte tan realizada, con tanta garra ybueno! haciendo nada más ni nada menos que lo que adoras. Un beso enorme de mi parte, una niña hecha mujer!

    susana luchelli11/05/2011 22:03:00

    ¡Mariel!!!!!!! Qué voz y qué sentimiento. Esta abuela de tu barrio (SC.Ortiz y Ctes)se emocionó con Flor de Lino. Justamente el sábado pdo. en Quilmes,mi ciudad natal, acabo de cerrar la Flor de Lino de mi juventud.La vida me alejó de ahí a los 20. Utópica, surrealista, militante de todo lo que sea rebeldía, mis ideales me llevaron a la city porteña. Lo encontré después de 42 años a través de facebook, pero ya somos dos viejitos con su propia vida a cuestas. Ahora, solo sigo siendo militante de la vida. Pido disculpas por tanta disgresión y como siempre, mi reconocimiento para Eduardo Aldiser que, desde y a través de ustedes, nos acerca y nos hermana con tantos envíos hermosos. Un abrazo fraterno para todos !!!

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html