• La Numerología en el 2x4 - Argentina Tango - El trece

    Y nos vamos hasta Rosario, una hermosa ciudad del tango, a orillas del río Paraná, con su Monumento a la Bandera y en esa Argentina santafesina y pampeana. Allí se publica la excelente revista "Tango y Cultura Popular" debida al tesón de Ricardo Schoua y un grupo de amigos tangueros. En su número de octubre 2012, entre su amplio contenido, destacamos este artículo que ha enviado otro pampeano pero bonaerense, de Chivilcoy, Juan Carlos Vera. Esta nota es, en sí mismo, un grato homenaje a Alberico Spátola, nacido un 15 de abril de 1885 en Montevideo, Uruguay, en el seno de un hogar de italianos que se traslada poco tiempo después de nacer su hijo, a Buenos Aires. Allí es donde transcurre su vida como un porteño más y fallece el 7 de julio de 1941.

     

    El Trece
    Por Juan Carlos Vera
    Publicado en TCYP Tango y Cultura Popular, Octubre 2012


    El año 1913, muy ligado a la superstición, donde astrónomos –astrólogos marcaban el fin de nuestro planeta. Así surge la versión, proclamada por mucha gente “¡Se viene la fin del mundo!”. Una historia del Buenos Aires relacionada con la cifra considerada maléfica. En la Compañía de tranvías eléctricos Anglo-Argentina, existía la línea 13 que, desde el bajo y por la vieja calle Corrientes, tenía por destino ¡la Chacarita!. En 1943, al transferir los servicios a la Corporación de Transporte se elimina el “tranvía Nº 13”.

    Un músico, llamado Alberico Spátola, músico de óperas pero también de milongas, ejecutante del piano y el trombón, compone un oportuno tango: "El 13". Una noche, se encuentra con su amigo Ángel Villoldo, quien logra escribir una letra. En el Teatro Coliseo se ofrecía la obra ¡13!, por la Compañía de Operetas Caramba- Sconamiglio, donde incluyen el tango creado por Spátola, lo cual le vale ser contratado por la empresa de dicha sala y el Politeama, para formar y dirigir las orquestas de sus afamados bailes de carnaval.

    Se destacó por ser autor de los tangos numerados cronológicamente por años. Desde 1934 fue director de la Banda de Policía de la Capital Federal. Se refleja que hubo una versión fonográfica del referido tango, realizada por Ángel D`Agostino y Ángel Vargas.

    Sus tangos no obstante ser numerados, también llevan nombre: Entre los tangos numerados: El trece, Catorce (Petit duc), con versos de Villoldo, Quince (Pido la palabra), Dieciséis (según Horacio Ferrer: «uno de los más profundos y hermosos, fue siempre uno de los preferidos de Arturo Rubinstein, quien incluso, lo ejecuta en la película autobiográfica “El amor a la vida”, de 1971»), Diecisiete, Dieciocho (Luisito), Diecinueve (Al Coliseo vamos a bailar), Veinte (Caramba), Veintiuno (Chona), Veintidós (Totó), Veintitrés (Contra la yeta), Veinticuatro (Bartolito) y Veinticinco (Qué tigre). También incursionó en otros géneros: Angélica (vals); A la voz de aura (ranchera); Coquito (two step); Sección Tráfico (marcha-pasodoble).

    Argentina Mundo recorriendo la historia del tango argentino

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html