• Juanjo Minatel y Rosas de Otoño, primavera del tango argentino

    En el mundo real posiblemente nunca nos hubiéramos conocido con Juanjo Minatel que vivía en Concepción del Uruguay, Provincia de Entre Ríos,   Argentina. El abuelo de Juanjo y el mío, nuestros “nonnitti”, nacieron a pocos kilómetros de distancia, en la provincia de Udine, Friuli, Italia. En este mundo virtual fuímos amigos a la distancia… y muy cercanos! Esta es la entreviste que le hice un par de años atrás...

    Juanjo, como eres el “Dire” de “Rosas de Otoño” comienzo por ti… ¿Cómo se les ha ocurrido crear un medio de comunicación para la Asociación Ángel Villoldo?

    En realidad más que una ocurrencia ha sido una necesidad. La Asociación editaba un Boletín con sus propias novedades, sus convocatorias, el Concurso Tango Negro, el premio de un Viaje a Cataratas, etc. Pero me fui dando cuenta que un gran porcentaje de los que bailaban tango (algunos lo hacían muy bien) no sabían absolutamente nada de nuestra canción ciudadana. Brillaban por su ignorancia, y el término no es peyorativo. Lo uso como falta de noticias en particular – Real Academia.

    Y un día llegó el colmo. Vamos a una Milonga de nuestra ciudad con Rosalía (la Villoldo)  y le pregunto a la organizadora, que nos vendía las entradas en la puerta “¿Qué músicos vienen hoy? ¿Viene Canaro?”  Y quedé petrificado con la respuesta “¿Quién es Canaro?...” A partir de ahí comencé a indagar y comprendí que solo un 5% aproximadamente de los bailarines de tango sabía algo de lo que bailaban, el resto “Cero al As...”

    Entonces me propuse hacer un poco docencia... Pero de una manera amena para que todos pudieran leer e ir aprendiendo poco a poco las cosas que tienen que ver con nuestra música ciudadana. Por la respuesta de la gente tuvimos mucho éxito. Pero allende... Aquende fue relativo. Comprobé que aquella ignorancia que mencioné antes se tornaba supina, cuando en las milongas, a mi pregunta solapada de “¿Leíste la última revista?” Muchas y muchos contestaban... “¡No!.. Es mucho para leer...” ¿Se entiende?

    Y a que atribuyes ese desconocimiento...

    Logotipo de la revista de tango argentino Rosas de Otoño de la Asociación Ángel Villoldo de Concepción del Uruguay, Entre RíosEn primer término al desinterés... Estamos atravesando la nueva sociedad del conocimiento y resulta incomprensible que la gente tema leer diez minutos una nota para enterarse del origen del Tango o de alguno de sus cultores, para ser menos ignorante. Nunca pude entenderlo...

    En segundo término a la actitud de la mayoría de los que aquí enseñan (¿?) a bailar. Observa que no digo Profesores, porque no lo son, se limitan a impartir conocimientos sobre el paso básico, los ocho, los voleos y tantas otras figuras, pero jamás le hablan al alumno de la historia de la música rioplatense, o del tema que están utilizando para aprender, o de las orquestas...
    El colmo es que tampoco les enseñan los códigos milongueros, como deben moverse y actuar en la pista, de modo tal que en nuestra Tanguería debíamos hacer docencia en todos los aspectos. Y alguna vez un bailarín se ha ofendido porque le explicábamos que tenía que girar en la pista exactamente al revés de cómo lo hacía. En fin... Sería muy largo contar entretelones padecidos...

    Juanjo, aunque estás al frente de la publicación, sin dudas que hay una “alma mater” tanguera sobrevolando estas oficinas… 

    Es cierto. Yo mamé el tango desde los quince. Compraba todos los discos que salían, seguía a muerte a Pugliese y a Di Sarli, luego cometí el imperdonable error de casarme muy joven,  a los 22, y hubo que trabajar mucho para que mi ex descansara en la casa que estaba terminando de construir... Hasta que finalmente me separé.

    Durante esos cinco años de matrimonio largué la milonga, y terminé alejado del Tango, hasta que llegó a mi vida una calandria. Conocí a Rosalía Villoldo y volví a las fuentes. La vida me dio esa segunda oportunidad y ya llevamos 32 años de amor y tangos... Incluso cuando estoy en vena me meto de cara dura en la orquesta haciendo percusión... Rosalía acaba de presentar su show en un lugar tan mágico como lo es La Botica del Ángel. Seguramente recordarás al querido gordo Bergara Leumann...

    Claro que sí, en Rosario lo veía por televisión y sé que ahora es un gran centro cultural. Juanjo, pero es que ya son internacionales, han ido conRosalía Villoldo y el cuarteto a actuar a lugares muy diversos de Argentina y por allí al frente…

    Bueno, en realidad diría que hubo un atisbo de internacionalismo. Apenas Camboriú, en Brasil,  y Valparaíso en Chile. Hubo invitaciones de Uruguay y de Paraguay,  en este último caso a través de la Embajada Argentina,  pero lamentablemente las fechas se superponían a compromisos locales. Y los compromisos locales hay que cumplirlos porque se repiten.

    En lo demás, andamos mucho por el interior y pocas veces en Buenos Aires, porque la gran ciudad tiene muchos grupos y es difícil conseguir un lugar acorde a nuestros sentimientos. Además, como hay mucha oferta, muchas veces no te pagan siquiera para cubrir los gastos de traslado.

    Los lugares que más marcados nos dejaron fueron en Resistencia, capital de la provincia de ChacoEl Fogón de los Arrieros y las actuaciones en San Miguel de Tucumán, donde Rosalía se presentó en tres lugares, en uno de los cuales tuvo que hacer ocho bises, no la dejaban ir... Allí además nos impactó la Milonga Popular de Plaza Urquiza. Conmueve ver bailar en medio de esa hermosa plaza a 300 personas. Rosalía amenizó la milonga que festejaba su séptimo año consecutivo... Algo realmente inolvidable... 

    Juanjo, se me va el hidroavión… eso por no comprarme uno… al margen que me apetece hacerte una entrevista para hablar del cine argentino tal como lo has vivido y representado, cuéntanos sobre los proyectos que están en el cajón o ya en vías de realización…

    Portada de la revista de tango argentino Rosas de OtoñoLa etapa del Cine creo que terminó definitivamente. Ojo, el cine nos apasiona y cada vez que podemos nos metemos en nuestra sala, la del Cine San Martín, pero dejé el periodismo de espectáculos, donde había cosechado, como ahora me ocurrió con el Tango y eres fiel testigo,  a grandes y buenos amigos en todo el mundo ya que fui jurado en muchos festivales internacionales. De esos amigos, a una parte aún los conservo, otros se han ido para siempre.

    De modo tal que en ese terreno no hay proyectos. Y en cuanto al tango, como te contará Rosa, estamos en receso con las milongas y poniendo todo nuestro ímpetu en logar que se cumpla la ley “Tango en las Escuelas”. Rosalía ha grabado un video sensibilizador que proyecta en las escuelas antes de su charla y despacito lo estamos logrando... 

    Muchas gracias Juanjo. Ha estado Rosalía Villoldo bien representada en esta entrevista. También gracias en nombre de nuestros lectores por permitirnos reditar vuestras notas y reportajes … seguimos nuestra charla y amistad a la distancia hasta que un día… ¡el hidroavión!

    Gracias a ti querido Eduardo. Por el espacio cedido y por la labor que desempeñas en España, abriéndole las puertas al Tango y a sus interpretes. Y ojala el hidroavión llegue para la primavera y podamos encontrarnos en La Casa del Tango de Rosario, ciudad que tiene tanto significado para ti... Y también para mí por varias razones... Un fuerte abrazo

    Hasta cualquier momento, Juanjo Minatel. Vamos a dejar a nuestros lectores escuchando a Rosalía Villoldo, su conjunto y tú mismo en percusión, que sé que ha tenido mucha repercusión…


    Tango argentino
    Letra : José María Contursi
    Música : José Dames


    Llegaste como un rayo deslumbrante de luz...
    Yo andaba por el mundo sin amor ni quietud,
    ¡Mis ansias ya se habían refugiado
    entre las ruinas de mi pasado!
    Traías en tus ojos... en tus labios... tu voz...
    La cálida promesa de un destino mejor,
    Mis manos y tus manos se encontraron
    ¡Y nuevamente palpitó mi corazón!
     
    Tú...
    Con la magia de tu amor y tu bondad,
    Tú...
    Me enseñaste a sonreír y a perdonar.
    Ves...
    Yo era un grito de rencor
    En el trágico final
    De mi desesperación...
    Ves...
    Todo aquello se esfumó
    Como brumas en el mar
    Al llegar la luz del sol...
    Tú...
    Milagrosa musiquita de cristal,
    Tú...
    ¡Me enseñaste a sonreír y a perdonar!
     
    Qué tristes eran todos mis momentos sin ti...
    Me ahogaba la tortura de rodar sin morir,
    ¡Cansado de mis penas y mi hastío
    y de esos viejos recuerdos míos!
    Tus besos... tu ternura... tu emoción y tu fe
    Hicieron el milagro de borrar el ayer,
    Aquel lejano ayer ensombrecido
    ¡Que nunca, nunca... nunca más ha de volver!

    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo con los difusores del tango argentino al mundo

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Rosalia17/08/2014 03:29:54

    GRACIAS hermosa nota... cada dia pasa mas tiempo y lo extraño mas y mas....

    Cada día te quiero más y en mi afán te nombro
    cada día te extraño más, a pesar de todo.
    Cada día que pasa con cruel insistencia
    tu imagen se agranda, se agranda y se aleja.
    Y sé que es muy tarde ya, que he quedado sola...
    solo a solas con mi propio dolor... y te extraño más.

    cesar j. tamborini duca23/07/2012 16:47:00

    Y mis bisabuelos un poquito mas al norte de los abuelos de Eduardo y Juan José, en Ternate, provincia de Varese. Se llevaron el acordeón, atravesaron esos mares que, al decir de Borges, estaban sembrados de sirenas y endriagos, y de piedras imanes que enloquecen la brújula, y lloraron en tangos su nostalgia por la tierra querida. Y por esa razón será que tanto Eduardo, como Juanjo, como tantos otros guardan un lugar preminente en el corazón para esa música sentimental ("sentimental y coqueta"); ese sentimentalismo del que está imbuido Juan José y le llevó a volcarlo en un boletín y en actividades diversas relacionadas, labor encomiable y digna de aplauso, en la que se encuentra acompañado por dos flores: su colaboradora Rosa, y su compañera en el amor Rosalía ("que veinte años no es nada" y 32 menos todavía). Un gran abrazo para toda la barra tanguera.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html