• Argentina Tango con Juan María Solare en Bremen - El tango en mi vida

    Juan María Solare es de Buenos Aires, Argentina. Por lo tanto es un porteño, por lo tanto nació respirando tangos como todos los porteños, cualquieras sean las circunstancias de sus vidas. Ya nos planteó en una primera parte deliciosa… ¿Y yo quién soy? . Pero le han quedado cosas por contar. Lo hace en dos momentos, El Centauro y El tango en mi vida, aunque la nota la titulamos “a su manera”…

    El Tango in my life
    Por Juan María Solare

    El Centauro

     

    Con el modelo de centauro (esa figura mitológica con cuerpo de caballo y torso de hombre) aludo a quienes aúnan en una persona las facetas de compositor y de pianista. Hay ilustres ejemplos históricos en todas las músicas, como Franz Liszt, Bill Evans u Horacio Salgán. Lo importante es que no se trata de una mera suma, sino de una mutación genética: el hecho que un compositor toque el piano (y lo haga bien) retroalimenta con sonido su sistema compositivo, su maquinaria productiva. Y quien no oye lo que ha compuesto, quien no escucha su propia música, se asemeja a esos chicos que nacen sordos y, aunque no tienen problemas en su aparato fonador, sólo aprenden a hablar bien con tremendas dificultades porque no pueden oír su propia voz.

    Juan María Solare, pianista, y Martín Alvarado, cantor y guitarrista del tango argentino, en la fiesta de entrega de los Premios Lukas en Londres, año 2013Complementariamente, el pianista que sabe componer (y además lo hace aceptablemente bien) suele tener una comprensión holística de las obras que toca, tanto porque ha vivido por dentro las vacilaciones del compositor y valora entonces mucho más sus decisiones, como porque ha pulido sus herramientas de análisis técnico y sensibilizado su capacidad de saber todo lo que se puede lograr con un mínimo de material inicial.

    Pero hay en este centauro además un diálogo. La parte pianística del centauro le pregunta a la parte compositiva: "¿Cómo quiere usted que yo toque este pasaje?" Y la parte compositora del centauro está así obligada a aumentar la precisión de sus indicaciones (en la partitura, por ejemplo) para que el mensaje resulte claro, para que sus intenciones se transmitan sin demasiado ruido de fondo.

    Esto es así porque una composición no se hace con ideas, sino con sonidos. El compositor que no tiene contacto constante con el sonido, con la producción de sonido, se arriesga a escribir cosas demasiado teóricas.

    Este centauro es una unidad inescindible. Renunciar a una u otra faceta resultaría en la muerte del total. Es como si me preguntaran si prefiero que me amputen la mitad superior o la mitad inferior del cuerpo. El resultado será el mismo.

    El Tango in my life

    Tango Monologues, disco editado por el pianista argentino Juan María Solare, residente en Bremen, AlemaniaEl tango es parte de mi vida, aunque no es toda mi vida. Pero es parte de mi vida, y una parte a la que no quiero ni necesito renunciar. Suelo decir que lo descubrí tarde. Mentira. Haciendo memoria, recordando escenas cada vez más nebulosas de mi infancia o de mi adolescencia, siempre hay tango. Como aquel vecino nunca identificado que tocaba el bandoneón algunas tardes, al fondo de mi casa en Palermo Viejo. Creo que el tango es inevitable, como el aire o la línea 60. Aunque un argentino desprecie el tango, no puede dejar de conocerlo.

    Remontándome en el tiempo: en diciembre de 1993 estaba yo en Buenos Aires de visita, por primera vez durante mi período europeo. ¿Y qué compuse, en el piano de mi casa paterna? Una obra titulada "Milonga Nunca Más", porque yo pensaba que sería la última que escribiría. Y ya ven: resultó ser una de las primeras de una larga serie. ¿Y antes? Recuerdo que el cincuentenario de la muerte de Gardel, en 1985, a mis 19 años,  fue conmemorado activamente en la radio. ¿Y antes? Recuerdo que mi abuelo gallego, que murió en 1983,  escuchaba asiduamente su amplia colección de tangos mientras preparaba el asado los domingos. ¿Y antes? Estoy seguro de que si sigo retrocediendo en el tiempo aparecen más tangos, hasta llegar al Big Tang.

    La editorial Riccordi en su sede de Alemania ha editado las partituras de "Tango Piano" del pianista argentino Juan María Solare, que reside en Bremen, Alemania.Relatemos más anécdotas, que al final es lo único que la gente recuerda. Hace unos años intenté formar un cuarteto de tango. Discutiendo posible repertorio con el bandoneonista (europeo, a secas), sugerí tocar "Silencio" u otro tango de Gardel. "¿De quién?" "De Carlos Gardel, el autor de `Volver` o `El día que me quieras`”- "No, nunca lo oí nombrar". Yo creí que era un chiste o un malentendido, pero no. Este bandoneonista tocaba tango desde hacía varios años y no había oído siquiera hablar de Gardel. Es como tocar música clásica y no haber visto jamás el nombre de Beethoven, o tocar jazz y no saber de Duke Ellington. Claro: de la Guardia Vieja, de "La Cumparsita" y "El Choclo" había saltado directamente a Piazzolla; en el medio la nada, el vacío cósmico.

     

    Y entonces comprendí. Esta ausencia de experiencia auditiva -que para un nativo de Buenos Aires es literalmente imposible, aunque odie el tango- hay que remontarla, y no se suple con partituras. Si no, se terminará tocando Piazzolla como lo hace Gidon Kremer. Ya oigo la indignación: "¿Y no es legítimo? ¿Acaso no evolucionan los géneros musicales?" Por supuesto que el tango puede evolucionar, pero no por ignorancia sino por superación.

    Y precisamente esta es una de las varias cosas que me atraen del tango: que es un género musical vivo, con un enorme potencial de evolución. Si los géneros musicales evolucionan siguiendo las leyes de Darwin, aparecerán dialectos tangueros que se extinguirán (algunos dirán "qué lástima", otros "afortunadamente", el resto ni se habrá dado cuenta).

    El maestro argentino Juan María Solare dirigiendo desde el piano la presentación con tangos argentinos, muchos de su autoría, en Bremen, AlemaniaOtro aspecto que me apasiona es su grado de universalidad. No es vana la comparación del tango con una ópera en miniatura. Aunque las historias que relata un tango no se limitan a los tangos con texto. Tangos exclusivamente instrumentales pueden contar también una historia sin palabras, pienso en "Adiós Nonino". Tal universalidad se sustenta en que el tango no se restringe a ser un divertimento pasajero: narra -sin palabras- lo jocoso y lo trágico, el desgarro y a veces la superación, o al menos la aceptación.

    Y en tercer lugar, me siento muy cómodo en el tango porque puedo ser hoy absolutamente tradicional y así verter la faceta más conservadora de mi personalidad, y al segundo siguiente mostrar las garras más experimentales que pueda. El tango aguanta toda esa amplitud (a veces la gente no, pero ese es un problema de la recepción, no de la propia música).

    Esto significa que, como compositor, he perpetrado tangos tradicionales de melodía absolutamente cantabile y estética ineluctablemente "grasa" (hortera), tales como "Reencuentro" o "Tengo un tango", pero también me he movido en tres áreas de mayor experimentación. Estas tres regiones son (y aquí quiero ponerme un poquito más técnico):

    1) Ritmos y métricas menos habituales, incluyendo compases de 7/8 ("Un eremita") o cambios de compás en medio de un tema ("A rolete"); utilización de acordes por cuartas o melodías dodecafónicas ("Furor", o el tercer tema de "Mate amargo"). Esto no es en sí originalísimo, sino la continuación de cierto Piazzolla ("Vayamos al diablo" está también en compás de 7/8), que a su vez se basa en Stravinsky o Bartók. Pero quien componga en el vacío, que tire la primera piedra.

    El pianista argentino Juan María Solare junto a Stockhausen, Alemania, año 20002) Tango electroacústico. No debe confundirse con el "tango electrónico" de grupos -maravillosos- como Gotán Project u Otros Aires. A mi juicio, ese tango electrónico tiene un gran acierto: la inclusión de samples, como usar la voz de Gardel fuera del contexto original. El elemento que define al tango electrónico es la pulsación constante de una percusión electrónica, maquinal, comparable a la música disco o al tecno. A mi juicio, es una posibilidad expresiva respetable, pero que cercena de cuajo una de las grandes virtudes del tango tradicional: la fluctuación del tempo, la posibilidad de cambiar la velocidad en medio de una frase, suspender momentáneamente el flujo sonoro, en jerga musical: la agógica. Será un acierto cuando el tango electrónico recupere esta posibilidad expresiva: la flexibilidad del tempo.

    Mi tango electroacústico utiliza sonidos de síntesis sin altura determinada (es decir, no es meramente un sintetizador que toca una melodía). Si el "tango electrónico" ha escuchado la música de una discoteca, mi "tango electroacústico" ha conocido a Stockhausen.

    El pianista argentino Juan María Solare, en el centro, entrevistado junto al músico italiano Luciano Berio, año 1995Un caso paradigmático es mi Milonga Fría: sobre una estructura de milonga relativamente tradicional se montan tres inserciones de sonido sintético. Si, metafóricamente, los sonidos instrumentales son lo que dice el pianista, los sonidos electroacústicos son lo que piensa.

    3) El tango deconstruído, un género musical realmente propio. Se trata de fragmentos que inequívocamente "huelen a tango", pero que no forman un tango tradicional. Son astillas de tango. Tales "sílabas dispersas" se combinan en un contexto distinto para formar nuevas "palabras" y "conceptos". La deconstrucción -en el sentido de Jacques Derrida- es uno de mis aportes personales tanto al tango moderno como a la música experimental. El tango deconstruido se halla en la confluencia de dos tradiciones: la del tango y la de la música experimental. De hecho surge a partir de un consejo personal del compositor vanguardista Luciano Berio: que me concentrara en expandir las músicas de mi país, que son una fuente inagotable de inspiración.

    Y sigo preguntándome “¿Y yo quién soy”… Juan María Solare, mucho gusto. Hey! Fuimos de José Dames en el Teatro Orpheum de Graz, Austria, era el 28 abril del año 2009

    Otras notas de o sobre Juan María Solare
    ¿Por qué la Ricordi de Munich publica `Tango Piano´ del músico argentino Juan María Solare?
    Gira 2011 de Juan María Solare, pianista y compositor, por Argentina
    Noviembre 2011 en Londres. Festival Latinoamericano de Piano. Juan María Solare por Argentina
    El cólera. Recuerdos argentinos esperando avión en Bremen
    Saúl Cosentino y Juan María Solare hablan del tango argentino
    Pasaje Seaver, tango autobiográfico de Juan María Solare
    Juan María Solare, pianista argentino, lleva el Tango Olimpico a Londres 2012
    Argentina tango. Nacimiento, cantata de Juan María Solare. Algo diferente.
    Juan María Solare, pianista argentino residente en Alemania, es noticia en Argentina
    Juan María Solare, pianista argentino en la Novena Cumbre Mundial del Tango. Seinjoki, Finlandia
    Tangos para piano a cuatro manos del argentino Juan María Solare. Presentación en Musikmesse de Frankfurt
    Argentinos y el tango a la caza de los premios LUKAS en Gran Bretaña
    Desde Alemania el argentino Juan María Solare se plantea ¿Y yo quién soy?

    Argentina Tango  - Radio Aldiser - Argentina Mundo - Argentina Folklore
     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html