• El bandoneón del tango argentino vino de…

    En el siglo XIX, la iglesia de Alemania creyó conveniente que, para realizar la obra evangelizadora, se debía poner énfasis en las procesiones al compartir los cantos religiosos, incorporando acompañamientos musicales que se intentaron con los instrumentos disponibles, como la guitarra, el acordeón, la armónica etc.

    El bandoneón, su nacimiento
    Por Tino Díez

    Por esa razón nació el bandoneón y se le adjudica a Heinrich Band (1821-1860) su invención, como un intento de crear un órgano portátil, que acompañara las peregrinaciones de la iglesia germana.   Se dice que debido a este destino de emitir música sacra, se dispuso la ubicación de las botoneras de elección de notas musicales, de tal modo que facilitara la ejecución de los músicos participantes y que algunos de los fueyeros comentan irónicamente que parece, en el caso de interpretar tangos, hubieran sido colocados de manera laberíntica adrede, para probar la digitación de nuestros músicos tangueros.

    Bandoneón arrabalero, viejo fuelle abandonado... el gran instrumento del tango argentinoErnest Louis Arnold, compra la fábrica de Carl Friedrich Zimmermann, y produce los bandoneones que llevaban sus iniciales. E.L.A., que siguieron sus hijos, Ernest Hermann, primeramente y después Paul y Alfred, que abrieron una fábrica en Carisfeld, donde nace el bandoneón AA (“doble A”), que se producen junto a otros modelos A, Premier y Alfa.

    También otros descendientes trataron de continuar con la empresa familiar, pero la Segunda Guerra Mundial, impidió esa iniciativa.  La fábrica fue expropiada en 1939, para ponerla al servicio bélico y luego la muerte de Paul Arnold, puso fin a la dinastía a y a la fabricación de bandoneones. Ya no fue sólo Alemania la productora de bandoneones  y se produjo en varias naciones, con luthiers minuciosos y por industrias que en el mejor de los casos, lograron buenos instrumentos, pero lejos de la prestación de los míticos germanos.

    La mano izquierda zapando un bandoneón, con sones de tango argentinoEl bandoneón se hace tango

    Las historias tangueras se envuelven en nebulosos senderos y el bandoneón, casi sinónimo musical de nuestra música, no podría apartarse de ese designio ancestral, y su llegada al Río de la Plata y al tango no ha podido precisarse. Los más cercano y posible determina que navegantes llegados a la  Argentina, alrededor de 1900, fueron sus portadores y llegado el momento podría haber sido cambiado por una botella de whisky, como se sugiere, con cierta ironía en los ámbitos tangueros. Lo cierto que, con toda seguridad, el rezongo del bandoneón vino a identificarse con la voz plañidera del tango para hacerlos inseparables y complementarios para siempre.

    Fue así que hasta el cierre de la fábrica en Alemania, las orquestas y los músicos importaron bandoneones que fueron fundamentales en el tango que fue in crescendo inconteniblemente en la década del `30 para hacer eclosión  a partir de 1940, proliferando orquestas, cantantes, escenarios, bailes y palcos tangueros, en la genialidad de maestros como Pedro Láurenz, Aníbal Troilo, Ástor Piazzolla y tantos otros.

    El luthier de Bahía Blanca, Argentina, Humberto Bruñini, que inició una saga familiar de luthiers del bandoneón, para las orquestas de tango argentinasPero no sólo el tango lo adoptó en Argentina para ejecutar sus pentagramas; la Mesopotamia, especialmente Corrientes,  lo reconoce como instrumento esencial del chamamé; Santiago del Estero, para sus chacareras y en menor medida los salteños en sus zambas.  Por parte tanto en Uruguay como en Buenos Aires, participa en los valsecitos criollos, chamarritas y milongas.

    Los bandoneones que se utilizan en ambas márgenes del Río de la Plata y específicamente en el tango, tienen un aditamento numérico 38/33, que indica los registros agudos y graves respectivamente. Wikipedia agrega: “Técnicamente, el bandoneón posee botonera cuádruple, ya que cuando se abre el fuelle cada botón oprimido genera un tono y cuando se cierra el fuelle el mismo botón emite otro tono. Por lo tanto, es necesario aprender la ubicación de 71 tonos abriendo el fuelle y otros 71 cerrándolo.

    Para cada botón existe un sistema de lengüetas —voces de acero remachadas a un soporte (llamado peine) de zinc, aluminio o de duraluminio (este último en los bandoneones de inferior calidad)—, similar al de la armónica. El número 142 no se refiere a la cantidad de botones (que son sólo 71 en los modelos utilizados en Uruguay y Argentina) sino al número de tonos que generan las lengüetas (free reeds)”

    Olga Bruñini, heredera de la fábrica de bandoneones BB que ha funcionado en Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires, Argentina, Olga Bruñini, luthier bahiense ya fallecida, heredó el oficio de su padre Humberto Brunñini, junto con las herramientas y las matrices que don Bruñini había ideado y fabricado y precisa sobre los detalles que conforman al bandoneón: “¿Sabe de cuantas partes se compone un bandoneón? Llegue a contar 6.044 elementos. Están incluidos las 272 voces; 272 remaches; 71 balancines; 71 teclas; 71 resortes; 32 muñequitos, que son de las teclas más agudas; dos tapas; un fueye, que tiene 60 punteras  60 cueritos; en fin...”

    Ellos durante años se dedicaron a estudiar al bandoneón y lograron la construcción de un instrumentos un poco más grande que el habitual y que, siguiendo el ejemplo alemán, denominaron “B.B.” atendiendo tal vez a su apellido, pero simbolizando, sin duda, a la ciudad e origen, Bahía Blanca.  Respecto al resultado, varios ejecutantes del  fuelle, lo consideraron un avance importante, dada la escasez de bandoneones causados por el cierre de sus fabricantes y al poderío económico. Los turistas, después de 1940, comenzaron a llevarse del país los “doble AA” existentes. Es necesario destacar que en la última década de su producción, hasta el cierre de la fábrica alemana, se importaban alrededor de cincuenta mil bandoneones por año.

    Este drenaje incontenible de lo que, a pesar de su nacimiento germano, es eminentemente argentino; recién en el año 2008 tuvo un resguardo mediante la promulgación de una ley de protección de los bandoneones que quedaban en Argentina. Aunque nunca es tarde, ya se habían vendido miles de ellos al extranjero.

    Y la historia continúa aquí, en Argentina Mundo... Sección Tango

    Fuentes:El bandoneón Por Benjamin Szvalb  - Wikipedia - Bandoneón Argentino
    Notas de Tino Díez, de Ingeniero White, Provincia de Buenos Aires, Argentina, y relacionadas con el tema
    Roberto Achával, con el corazón y el tango argentino mirando al sur
    Tango argentino. Nora Roca la voz que vino desde Ingeniero White
    Nora Roca con tango argentino triunfando en Buenos Aires y el mundo
    Los Bailes del Internado recordados por Tino Díez,  hombre de tango
    El tango refleja en sus letras la realidad social. Se pregunta Tino Díez en Argentina
    En Argentina el misterio se hizo tango chamuya Tino Díez
    Los cantores de orquestas de tango en Argentina por Tino Díez
    De antinomias y segundas partes en el tango argentino, chamuya Tino Díez
    Tango argentino. Tino Díez y la ñata contra el vidrio de Discepolo
    Argentina Tango. Del bandoneón Doble AA al muy argentino AZ
    El argentino Emilio Sittner fabrica bandoneones, canta tangos y nos hace emocionar...
    11 de julio. El tango argentino celebra El Día del Bandoneón

    Argentina Tango - Radio Aldiser - Argentina Mundo - Argentina Folklore
     
     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Perla Azcoitia17/10/2013 00:21:36

    Gracias Eduardo, no sabía de la importancia de Bahía blanca, mi ciudad natal en la historia del bandoneón y en especial de la familia Bruñini. Felicito tu labor de cultura y difusión de todo lo nuestro.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html