• Colombia, España… Copacabana. Argentina y `La vuelta al mundo en 80 tangos´

    En Medellín encontró la muerte Carlos Gardel y sus acompañantes en trágico accidente de aviación. Puede ser ese uno de los motivos por el que los colombianos aman tanto el tango, al tocarles tan de cerca la tragedia que enlutó nuestra música ciudadana. Charlo [Carlos José Pérez de la Riestra] agradece esa afición dedicándoles en 1956 “Tango en Colombia”: …”Jamás pensé que aquí en Colombia / se quisiera tanto al tango, / me fascina la bohemia / de su loca juventud”.

    La fama de Julio de Caro con su violín corneta había trascendido las fronteras y, en 1927, es contratado para protagonizar presentaciones tangueras en Río de Janeiro. El éxito lo obliga a permanecer más tiempo del previsto y, la nostalgia por el terruño, le impulsan a volcar en el pentagrama su “Tierra querida”. Posteriormente escribiría otra partitura a pedido de los dueños del hotel donde se alojaba, dando nacimiento a un tango con el nombre de ese establecimiento, “Copacabana”.

    Griegos eran los hermanos Peregrino y Niels Paulos, autores del tango “6º del R 2” [en alusión a la Sexta Compañía del Regimiento 2 de Infantería] que, al incorporarle la letra Luis Rubinstein, pasó a denominarse “Inspiración”.
    “En las veredas porteñas limitadas por muros de rejas y glicinas rebotan música y letras de tangos, silbados por los reos del barrio y canturreados por las minas veinteañeras atareadas en baldear esas aceras perfumadas, o mientras se dirigen a la fábrica con su alegría mañanera”. Uno de esos tangos tiene sabor gallego en la letra de Eduardo Calvo Souto, nacido en Santiago de Compostela en 1896 y emigrante en la Argentina. Fue estrenado en 1927 en el Teatro Opera por la orquesta de Osvaldo Fresedo, que lo había musicalizado. Y su nombre evoca las calles suburbanas y su mítico personaje: “Arrabalero”. “Soy la pebeta más rechiflada / que en el suburbio pasa la vida, / soy la percanta que fue querida / de aquel malevo que la amuró”…

    Posiblemente donde mejor se aprecia la conjunción tanguera hispano argentina sea en “Viejo Madrid”, mezcla rara de tango y de chotís debido a la inspiración de Roberto Lambertucci, Rodolfo Taboada y Mariano Mores: “Viejo Madrid, mi tango / templado en mil dolores / quiere ofrendarte en su cuita / la rosa marchita, de sus amores /… Con tu chotís, y un tango así, / también se baila bien canyengue”…

    Hay tangos famoso con un recorrido inverso, como ocurre con “Fumando espero” (letra de Félix Garzo y Juan Villadomat – música de Juan Masanas) que llegó a la Argentina desde Toledo llevado en alas de una alondra nacida en esa ciudad en 1908, Tania, que integrando la Troupe Ibérica y en gira por América, estrena el tango en Brasil con clamoroso éxito. “Fumar es un placer / genial, sensual…/ Fumando espero / al hombre que yo quiero”… Luego se radica en Buenos Aires donde conoce a Discépolo y se casan. Tania fue cancionista de la orquesta de Roberto Firpo.

    “Tango Español” pertenece a la pluma de Juan Pueblito con música de Antonio Bisio, y fue grabado el 1º de abril de 1957 por la orquesta de Roberto Caló con la voz de Héctor de Rosas: …”Un tango y un mantón, / el patio y el balcón, / en esa cita, españolita / me enamoré”.

    Gloria Marcó (letra) y Quique Greco (música) dedicaron un tango a un insigne poeta español, “Tango a Federico Garcia Lorca”… ”Bebiéndose la luz de Buenos Aires / se reencarnó su duende en un porteño, / Federico cambió la geografía / y nos plantó Granada en pleno centro”… El tango, Federico, hoy es tu tango, / en setenta balcones florecidos, / amaneció la Alhambra en el Abasto / con su traje de luces y obelisco”…

    “Milonguita” de Samuel Linning y Enrique Delfino es una evocación de las fabriqueras, de las “muchachitas de polleras cortonas” antecedente de las minifaldas: “Te acordás,Milonguita, vos eras / la pebeta más linda e’Chiclana, / la pollera cortona y las trenzas”… Y aunque la acción transcurre en la porteña calle Chiclana, fue Raquel Meller, la cupletista española que triunfaba con su “Relicario”, la que al incluirla en su repertorio hizo célebre la “Milonguita”.

    “Galleguita” cuenta el infortunio de una joven inmigrante que cae en la prostitución con el único ‘lei motiv’ de juntar dinero para su madre “que allá en la aldea quedó”. Obra de Alfredo Navarrine y Horacio Pettorossi que habían actuado en Madrid en el Circo Prince junto a Juan Deambroggio (Bachicha): “Galleguita, la divina, / la que a la playa argentina / llegó una tarde de abril / sin más prendas ni tesoros / que sus bellos ojos moros / y su cuerpito gentil”…

    César Tamborini Duca
    Autor de CHE Lunfardiadas


    Otras notas de esta serie:

    Tangos en el mundo. Serie `La vuelta al mundo en 80 Tangos´ por César Tamborini Duca

    Tres Tangos en el mundo. Serie `La vuelta al mundo en 80 Tangos´ de César Tamborini Duca


    El gotán argentino recuerda a Italia en `La vuelta al mundo en 80 Tangos´ de César Tamborini Duca



    Argentina al Mundo
    con la historia del tango argentino y su difusión por el mundo

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Georgina25/01/2012 08:43:20

    Felicitaciones por esta ilustrativa nota, César!. Siempre aprendo al leer lo que escribes. Tantas veces escuché "Fumando espero" y no sabía que Tania era de Toledo ni que Federico García Lorca tiene un tango dedicado. Tienes que investigar la importancia del gallego en el lunfardo, porque el tango es uno de los mejores reflejos culturales de la importancia de la inmigración en Argentina y Uruguay. Felicitaciones a Eduardo por difundir estas "píldoras" tangueras. Abrazos para los dos. Georgina.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html