• Claudia Sandina ¡Barajando! en Argentina / España

    La temática del juego -entendiendo por tal el realizado mediante apuestas de dinero- ha sido recurrente en las letras del tango, sobre todo en aquellos de las primeras décadas del siglo XX. Por mencionar solo algunos, tenemos: Suerte loca (1924), Tengo miedo (1928), Por una cabeza (1935)... más aquí Tardecitas Estuleras,  etc. Y si el tango - que es la expresión popular de lo cotidiano, de las vivencias de la gente - lo recogió en sus letras, es porque  evidentemente era un hábito social bastante frecuente.  


    En el naipe de la vida, cuando cartas son mujeres…

    (Escuchando el tango “Barajando”)
    Por Claudia Sandina, escritora. Buenos Aires, Argentina

    Claro que se jugaba no por mera diversión. Mejor dicho, puede que a algunos los tentara el vicio por el vicio mismo, pero en general el juego estaba asociado a la falta de trabajo de entonces: “jugar” era una manera posible de ganarse unos pesos, “de salvarse“. Toda una cruel realidad que daría lugar a un análisis y explicación más profundo.

    Barajando es un tango que impacta por el estilo de su autor para contar la historia. Con mucho uso del lunfardo, para entenderlo hay que recurrir al diccionario… del lunfardo.  Según ha escrito José Gobello, fundador y presidente de la Academia Porteña del Lunfardo, el autor de la letra, Eduardo Escariz Méndez (1888-1957),  “vivió muchos años explotando locales de juego“. O sea que esta letra bien pudo haber sido autobiográfica, su propia historia. 

    En pocas palabras expresa lo que le sucede a un hombre timbero, que utilizando su supuesta apariencia de galaico almacenero, honesto y trabajador, acostumbra a engañar hábilmente a cuanto vivillo o estólido  se le cruza en el camino con el único fin de hacerse la  pesca del día… “encarnar el espinel”. Todos caen en su red, a todos los embauca fácilmente. Nadie escapa a su irresistible arte de engatusar, hasta que aparece alguien que de  juego sabe más que él: una mujer, ¡la percanta! , “que me tuvo rechiflado y por quien hasta de espaldas con el lomo caminé“. Alguien le tenía que pararle el carro…

    Y termina diciendo  “me la dieron como a un zonzo, pegadita con saliva, mas mi cancha no la pierdo por mal juego que se dé…. En el naipe de la vida, cuando cartas son mujeres… es inútil que se prendan al querer con alfileres, si la mina no es de un paño, derechita y sin revés”. Broche final.

    No es mucho lo que se conoce del autor del tango. José Gobello nos cuenta que el poeta “terminó sus días en una casa de locos,  el hospicio de las mercedes“. Triste aunque previsible final para quien llevaba una vida tan a los sobresaltos.  Su obra es escasa y de similar estilo. Pero al menos por Barajando sería injusto no dedicarle un reconocimiento. 

    Este tango fue un poco rescatado del olvido por un cantor de actualidad, Hernán Genovese, que ha sido Premio Hugo del Carril 2005,  quien con ese nombre bautizó a su primer disco solista, incluyendo el tema en cuestión en el repertorio. Atrás en el tiempo,  sobresalieron las  versiones grabadas por Edmundo Rivero y por la orquesta de Juan D´Arienzo con su cantor, el rosarino Alberto Echagüe, que lo hicieron famoso y aquí escuchamos.

    Barajando
    Tango argentino (1928)
    Letra: Eduardo Escariz Méndez
    Música: Nicolás Vaccaro


    Con las cartas de la vida por mitad bien maquilladas,
    como guillan los malandros, carpeteros de cartel,
    mi experiencia timbalera y las 30 bien fajadas,
    me largué por esos barrios a encarnar el espinel.
    Ayudado por mi cara de galaico almacenero
    trabajándose a la sierva de una familia de bien,
    y mi anillo de hojalata con espejo vichadero,
    me he fritado muchos vivos, como ranas al sartén.

    Pero, en cambio, una percanta que me tuvo rechiflado
    y por quien hasta de espaldas con el lomo caminé,
    me enceró con su jueguito tan al lustre preparado
    que hasta el pelo de las manos de cabrero me arranqué.
    Mientras yo tiraba siempre con la mula bien cinchada,
    ella, en juego con su coso mayorengo y gran bacán,
    se tomaba el `Comte Rosso` propiamente acomodada,
    y en la lona de los giles me tendió en el cuarto round.

    Me la dieron como a un zonzo, pegadita con saliva,
    mas mi cancha no la pierdo por mal juego que se dé.
    Y, si he quedao arañando como un gato panza arriba,
    me consuelo embolsicando la experiencia que gané.
    En el naipe de la vida, cuando cartas son mujeres,
    aunque lleven bien fajadas pa`l amor las 33;
    es inútil que se prendan al querer con alfileres,
    si la mina no es de un paño, derechita y sin revés.

    Claudia Sandina, escritora y dramaturga argentina, de la ciudad de Buenos AiresIlustración: Cuadro de Fernando Azcoytia en Artelista
    Es una fuente de información Todo Tango
    Timberos: jugadores, personas que hacen un culto del juego
    Percanta: Mujer amante, con connotación de prostituta. Algunos estudiosos opinan que el término deriva del italiano “¿per quanto?
    Galaico: es como se dice en Argentina al gallego…muchas veces son almaceneros, como los retrata Roque Vega en un relato suyo

     

    Argentina Tango  - Radio Aldiser Argentina Mundo  -  Aldiser Argentina Tango   -  Argentina Folklore   -  Argentina Mundo en Facebook     Provincia 25 Argentina

    Compartir en

    Lista de comentarios

    LUIS HUMBERTO LEONI RATTO17/12/2016 18:27:28

    CLAUDIA SANDINA, INTERSANTE OBRA, QUIERO COMPRAR EL LIBRO,POR FAVOR INDICAR EN QUE LIBRERIA PORTEÑA PUEDO HACERLO. INDICARLO EN MI DIRECCION DE MAIL GRACIAS.-

    Elsa29/04/2016 04:57:06

    Claudia te felicito por tu trabajo, muy bueno, las letras no tienen desperdicio.
    Un abrazote.
    Elsa

    claudia Sandina28/04/2015 20:30:35

    Estimado Hernán Villagra, el "comte rosso" era el nombre de uno de los grandes barcos italianos para hacer los viajes a Europa y uno de los preferidos de Gardel. Un abrazo!

    hernán salazar villagra23/03/2015 21:10:56

    CLAUDIA SANDINA,EL TEMA ESTE ES FANTASTICO!! SOY UN ENAMORADO DEL TANGO Y DEL LUNFA. NO PUDE ENCONTRAR EL SIGNIFICADO DE COMTE ROSSO, GUILLAN ETC. DESDE ASUNCION,PARAGUAY,DONDE LA MILONGA ESTA FUERTE. CARIÑOS .HS.

    Claudia Sandina26/08/2013 19:42:16

    Hola Alba, qué bueno saber de vos. Si lo del 25 en la academia fue ayer, no pude estar. Avisá con tiempo la presentación de tu nuevo libro, ¡te felicito!

    Claudia Sandina26/08/2013 19:38:35

    ¡Muchas gracias, Norma, por el cálido acompañamiento de siempre!

    Mónica26/08/2013 02:09:11

    Qué buena historia! Para alguien que no es especialista de tangos como yo, es muy útil que expliquen tan bien cuál fue el espíritu del tango y las palabras del lenguaje lunfardo, típico de ese género. Felicitaciones y muchas gracias! Me encantó la nota!

    Roberto25/08/2013 00:25:24

    Claudia, no dejas de sorprenderme, que lindo artículo,elegiste un tango que me encanta bailar y escuchar,reviví mi época de milonguero,felicitaciones!

    Claudia Sandina24/08/2013 22:29:31

    ¡Muchas gracias Jorge y Daniel! Tantas cosas nos enseñan estas letras tan descriptivas. ¡Saludos!

    Claudia Sandina24/08/2013 22:26:13

    Querido Roberto, es cierto, es muy común que quienes bailan tango se concentren más en la música que en la letra. Pero ya ves, pensar en la letra tiene el aditamento de transportarte a ese mundo que describe...Gracias por estar. ¡Un abrazo!

    alba aída Oliva24/08/2013 02:52:25

    me encantó, espero te espero el 25 18hs en la academia, leeré un cuento inédito , con
    contenido de lunfardo y en rima: Aparición en la milonga, de mi próximo libro, besos alba a. oliva

    Norma23/08/2013 23:54:39

    Más que interesante la información... Más que nada porque está escrita por vos. Un beso y espero el próximo artículo para seguir al tanto!

    Jorge23/08/2013 19:42:57

    Muy buena descripción Claudia como es habitual en vos muy compenetrada en tus análisis y datos muy serios

    Roberto Aguirre23/08/2013 17:57:23

    Excelente Claudia; las veces que bailé este tango maravilloso, al ser picadito con gran ritmo para giros y de enorme despliegue físico, deja poco espacio para escuchar la letra. Después de leer tu articulo, estoy ansioso por volver a bailarlo y... escucharlo. Felicitaciones.

    DANIEL23/08/2013 17:09:29

    Qué de términos lunfardos! Hace falta divulgar tangos que hoy son rescatados por jóvenes intérpretes, pero que revelan el espíritu del momento en que fueron compuestos. Un momento donde la miseria hacía del juego y de la trampa un medio de vida. Saludos!

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html