• Ariel Ardit, con tonada de tango argentino de siempre

    Ha recubierto la suya cordobesa para aporteñar su decir y realizar tangos con mucha pureza interpretativa, recurriendo a lo mejor del legado que nos han dejado nuestras grandes voces. Por eso los ha homenajeado en  uno de sus últimos trabajos, “A los cantores”


    Ariel Ardit  ha nacido en la ciudad de Córdoba, Argentina, el 15 de Mayo de 1974. Ya en  1982 la familia se fue a vivir a Buenos Aires. En  Nino Falzetti reconoce a su verdadero maestro de canto, el que le dio las herramientas vocales para que, con sus sentimientos, comenzara en 1998 a cantar tangos en el “Boliche de Roberto” aunque su primer trabajo profesional fue en “La Veda”, donde toda la calle Florida lo vió...

    Durante casi seis años, del 99 al 2005, le puso voz a una buena orquesta porteña, El Arranque.  Fueron años de giras por Europa, Asia y América, actuando en más de un centenar de ciudades del mundo, por ejemplo en el Lincoln Center de Nueva York, el Festival de Tango Argentino en el Challiot de París. En 2004 ganan el Premio Gardel a la Mejor Orquesta de Tango por el trabajo “El Arranque en Vivo en la Rete Due”. De esa etapa quedan cuatro excelentes discos.

    En 2006 Ariel Ardit comienza su etapa de cantor solista con el disco “Doble A”, editado por Acqua Records con el acompañamiento de guitarras y orquesta de cuerdas a cargode Ramiro Gallo. Por este trabajo fue nominado a un premio Gardel como Mejor Intérprete de tango y como Artista Revelación en los Premios Clarín. Al año siguiente llega un nuevo disco como solista y es elegido por la Secretaría de Cultura de la Nación, en el proyecto para conmemorar el centenario del poeta Homero Manzi. Este trabajo lleva por título “Manzi Lado B”. Con él participa del programa de difusión “Café Cultura” presentándose en diferentes escenarios de provincias argentinas.

    Ariel Ardit, cantor argentino de tango, una joven voz cimentada en los grandes valores de la música porteñaLlega  2008 y lo acompaña una nueva formación. Un sueño que se cumple, actuar en su provincia,  Córdoba, nada menos que en la décima edición del Festival Internacional de Tango de La Falda. Actúa en milongas, se va de gira por San Pablo y Porto Alegre, Brasil, en julio y septiembre, para empalmar en octubre en la celebración de los 35 años del Sexteto Mayor en el Teatro Maipo.

    Dos galardones artísticos le esperan en 2008, actuar nuevamente con la orquesta Juan de Dios Filiberto en el Teatro Cervantes  de Buenos Aires, y en el cierre de temporada de la orquesta provincial de Córdoba, en el Teatro Libertador San Martín de “La Docta”, bajo la dirección del bandoneonista argentino Osvaldo Piro.

    Y llega un nuevo disco:  “Ni más ni menos”, una producción de Lucio Alfiz para Sony BMG, dirigida por el pianista y arreglador Andrés Linetzky, junto a Gustavo Mule en violín, Nicolás Capsitsky en bandoneón y Pablo Chaile en contrabajo, contando para esta producción con la presencia del maestro Víctor Lavallén.

    Con este cuarteto Ariel Ardit confirma un repertorio muy personal, con una identidad propia que evoca las mejores interpretaciones de las orquestas del 40. La intimidad con la que canta el tango transforma el ambiente en sutil y mágico. Con su voz logra involucrarnos en una historia de amor simple, en un romance imposible, en un salón de baile o en la herida más cruel que un hombre pueda sentir en carne propia.

    Vamos, Ariel, dale… cántate algo!



    Del CD  A los cantores, realiza Ariel Ardit el tango “La Luz de un fósforo”, de Cadícamo y Suárez Villanueva.  Piano, arreglos y dirección musical: Andrés Linetzky

    La luz de un fósforo
    Tango (1943)
    Letra: Enrique Cadícamo
    Música: Alberto Suárez Villanueva


    Nos encontramos, tú y yo,
    y a conversar
    nos detuvimos.
    Un algo raro tenías
    cuando callabas,
    cuando reías...
    La esgrima sentimental
    al fin surgió
    la tarde aquella.
    Después... ¡qué poco quedó!
    El viento todo lo llevó...

    La luz de un fósforo fue
    nuestro amor pasajero.
    Duró tan poco... lo sé...
    como el fulgor
    que da un lucero...
    La luz de un fósforo fue,
    nada más,
    nuestro idilio.
    Otra ilusión que se va
    del corazón
    y que no vuelve más.

    En todo, siempre el color
    es del cristal
    con que se mira.
    De rosa, yo te veía,
    cuando callabas,
    cuando reías.
    Después, con otro cristal,
    cambió el color
    y ya no eras...
    La vida es toda ilusión
    y un prisma es el corazón.

    Eduardo Aldiser
    Argentina al Mundo con los grandes intérpretes del tango argentino

    Compartir en

    Lista de comentarios

    haydee27/06/2013 02:54:22

    Cuándo vuelve Ariel a Buenos Aires, para poder ir a verlo y escucharlo. Gracias.

    haydee29/04/2013 17:36:02

    QUIERO SABER DONDE SE PRESENTA ACTUALMENTE PARA PODER IR A ESCUCHARLO. GRACIAS

    hoarcio02/02/2012 03:17:50

    quiero saber donde actua riel ardit

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Proteccin de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html