• Argentina Tango en el Barrio de Almagro, Buenos Aires

    Con sus 128.000 habitantes, este importante barrio de la Ciudad de Buenos Aires respira compases de tango en cada esquina, desde los albores de la música ciudadana, representativa de las ciudades portuenses argentinas.  Celebra su día el 28 de setiembre.

    Límites:
    Río de Janeiro, Avenida Rivadavia, Avenida La Plata, Avenida Independencia, Sánchez de Loria, Sánchez de Bustamante, prolongación virtual de Sánchez de Bustamante (puente peatonal), Sánchez de Bustamante, Avenida Díaz Vélez, Gallo, Avenida Córdoba, Avenida Estado de Israel, Avenida Ángel Gallardo.

    Haya lejos y hace tiempo era un terreno llano y fértil. Tenía  su camino de los huesos por los arreos, que se hacían por Castro Barros y Medrano rumbo a los mataderos, con los consabidos restos desparramados por el camino.

    Julián Almagro  compra en 1839 unas hectáreas y años más tarde dona terrenos para que se construyera la estación del primer tren que circuló en Argentina. Esa estación se ubicó en la esquina de Lezica y Ángel Peluffo. Funcionó durante 30 años, desde 1857 y fue bautizada con el apellido del donante, Almagro.

    Típico bar de la ciudad de Buenos Aires en el porteño barrio de Almagro, en ArgentinaEl barrio de Almagro es uno de los más tradicionales de Buenos Aires y está muy relacionado con el tango desde siempre, con sus típicos cafés porteños. Ha sido allí donde se lo escuchó cantar primero que nadie a Carlos Gardel, que fue alumno del Colegio Salesiano Pio IX y cantó en la parroquia San Carlos de Quintino Bocayuba e Hipólito Irigoyen, integrando el coro escolar.

     

     

     

    Iván Díez lo ha glosado en un tango, Almagro, que interpreta la orquesta de Osvaldo Pugliese en el teatro Colon de Buenos Aires, con la voz del cantor Adrián Guida.



    Almagro
    Tango (1930)
    Letra: Iván Diez
    Música: Vicente San Lorenzo


    Cómo recuerdo, barrio querido,
    aquellos tiempos de mi niñez...
    Eres el sitio donde he nacido
    y eres la cuna de mi honradez.
    Barrio del alma, fue por tus calles
    donde he gozado mi juventud.

    Noches de amor viví,
    con tierno afán soñé
    y entre tus flores
    también lloré...
    ¡Qué triste es recordar!
    Me duele el corazón...
    Almagro mío,
    ¡qué enfermo estoy!

    Almagro, Almagro de mi vida,
    tú fuiste el alma de mis sueños...
    Cuántas noches de luna y de fe,
    a tu amparo yo supe querer...
    Almagro, gloria de los guapos,
    lugar de idilios y poesía,
    mi cabeza la nieve cubrió;
    ya se fue mi alegría
    como un rayo de sol.

    El tiempo ingrato dobló mi espalda
    y a mi sonrisa le dio frialdad...
    Ya soy un viejo, soy una carga,
    con muchas dudas y soledad.
    Almagro mío, todo ha pasado;
    quedan cenizas de lo que fue...

    Amante espiritual
    de tu querer sin fin,
    donde he nacido
    he de morir.
    Almagro, dulce hogar,
    te dejo el corazón
    como un recuerdo de mi pasión.

    Eduardo Aldiser
    Argentina Mundo recorriendo los barrios porteños que nombran en los tangos argentinos

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Proteccin de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html