• Argentina Tango - Rafael Flores en el umbral, desde Madrid

    Ésta es la tercera entrega de notas sobre el tango escritas por Rafael Flores, de profesión escritor… y amante del tango argentino. Forma parte, como todas las demás de la serie, al último capítulo de actualización de su libro “El Tango, del umbral hacia adentro” en su quinta edición de 2012 publicada en Buenos Aires, Argentina, por Ediciones Fabro (Se accede a la compra de un ejemplar).

    Abrimos la nota con la portada del libro, ilustrada con la obra “La escalera, el bar” de Javier Gosé, dibujante, ilustrador y pintor español de ascendencia catalana, nacido en 1876 en Alcalá de Henares, Provincia de Madrid, y fallecido en 1915 en Lérida, la ciudad de su familia, tras vivir varios años en París.

    Este libro fue editado por primera vez en el año 1993 en Madrid, donde fue reditado en el 2000. Posteriormente se consignan dos nuevas versiones en italiano en Milán de los años 2002 y 2012. Como en esta quinta edición porteña, en todas las anteriores se fueron incorporando capítulos y actualizaciones a la obra, que es ya un clásico entre quienes siguen el tango y desean conocer sus interioridades, su devenir.


    Evoluciones en la pista
    Rafael Flores Montenegro

    ¿Se ha avanzado en el baile? Estamos dispuestos a decir que probablemente sí, aunque no hagamos referencia a saltos ni revoluciones. Los códigos pergeñados desde la época inicial y llevados a verdadero esplendor en los años 1940 y 1950, se redescubren. Tal vez también se enriquezcan. Fatalmente cada época aporta lo suyo, no caminamos ni existimos de igual forma.

    Así mismo, luego de los cursos con profesores que suelen ser artistas del escenario, de imitar sus maneras, sobreviene la necesidad de liberarse de las figuras de la danza aprendidas. De encontrar el texto nuevo en el baile, de improvisar, diría el clásico. Ya no es destreza sino un tango “bailado por abajo”, que trasunta sentimiento y musicalidad en los gestos de la pareja. No se han olvidado totalmente las figuras aprendidas, pero se las resignifica en aquello que se insinúa sin demostraciones coreográficas. Se sabe el desarrollo y el cierre, o tal vez se adivina. Las parejas disfrutan del abrazo que es contacto con todo el cuerpo… y la corporeidad puede ser una creación.

    De la abundante práctica del baile como ejercicio de una pasión se funden los conocimientos aprendidos y los hallazgos personales en el tango propio, en el original que consiga bailar cada uno. En todas las épocas realizarlo como una pasión, con todas las frecuentaciones posibles, ha sido el camino del perfeccionamiento. De igual forma, las composiciones han tenido como luz de fondo el “ida y vuelta” de autores y bailarines.

    Señalamos antes que la música bailada en las milongas actuales tiene en su mayoría alrededor de medio siglo de antigüedad. Tímidamente se incorporan nuevos temas… como se intenta bailar Piazzolla y “tango electrónico”. Es un tiempo de impasse, un rubicón que habrá que pasar, una crisis de confianza y de público, un enorme bache con forma de precipicio en el sendero.

    Sin embargo, algunos hechos indican que al otro lado hay camino. Lo muestran las orquestas de jóvenes que tocan en las milongas. Todo es aún precario, esporádico si se quiere… pero existen muchas ganas de que esto prospere.

    De esta serie:
    Argentina es Tango. Serie Rafael Flores, desde Madrid
    Argentina es Tango. Milonga, siempre milonga

    Argentina Mundo con las obras literarias que plasman la historia del tango en Argentina y el Río de la Plata

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Proteccin de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html