• Argentina Tango en Buenos Aires - Nos guíaba Juanjo Minatel

    Y aunque nuestro amigo Juanjo Minatel que es ante todo... es porteño, se ha llegado a Buenos Aires desde Concepción del Uruguay, Provincia de Entre Ríos, en esa Argentina fronteriza, éste recorrido sentimental por famosas milongas de la Capital Federal bien puede servir de guía para turistas internacionales, que viajan en busca de buen tango y mejor milonguear. Así lo cuenta en Rosas de Otoño...

    Periplo Porteño

    Crónica de Juanjo Minatel


    Aprovechando los compromisos contraídos por la cantante Rosalía Villoldo, este cronista la acompañó hasta Buenos Aires y se dedicó a visitar algunos hitos que en la gran ciudad sostienen buena parte del prestigio de la música ciudadana. Y casi sin proponérmelo, la providencia nos prodigó varias sorpresas que tienen que ver con lo pintoresco del Tango.

    Y como no podía ser de otra manera, el primer objetivo fue orientarnos hacia una tradicional esquina de tango... La formada por el cruce de las avenidas San Juan y Boedo, esa esquina que allá por 1999 estuvo a punto de perder la historia de una de sus tradicionales ochavas ... La de ese reducto del 2 x 4 consagrado como La Esquina de Homero Manzi, en el Barrio de Boedo.

    Debo confesar que jamás hubiera imaginado que aquella poesía descripta por Homero Manzi en la letra de Sur, se me haría realidad. ¡Y así fue!, porque recostada en la vidriera como esperándome, encontré a una amiga a la que hace poco conocemos pero no obstante ya la queremos entrañablemente.  Compartir un café con ella en ese magnífico templo tan lleno de recuerdos, me hizo olvidar en parte el estrés que ya había acumulado desde el mismo momento de abandonar, en Retiro, el micro que me trasladó de mi apacible Entre Ríos. Es que pese a ser porteño y haber vivido más de 60 años dentro de esa vorágine urbana -a la que se sumó "la calor" de febrero-, creo que actualmente el trajín de la enorme y populosa Buenos Aires logra doblegar al espíritu más osado.

    Y sigue la peregrinación

    Luego de dos largas horas de compartir con nuestra amiga querida, hablando de todos esos múltiples temas que solemos parlotear los tangueros: tangos, valses, milongas, valses, tangos, milongas y tangos, debimos despedirnos para seguir avanzando en nuestro programado periplo tanguero...

    Juanjo Minatel, el editor de la revista de tango Rosas de Otoño junto a Juglia Pugliese de Sueños porteños y la cantante porteña Rosalía Villoldo

     

    No podíamos rehuir la visita a las Milongas Nominadas por nuestros lectores de Rosas de Otoño... Máxime que ese mismo día cumplía años su creadora y gerenciadora, y que hace pocos días había cumplido cuatro años  la propia Milonga...

    Y en Sueño Porteño de Av. San Juan 3330, nos sorprendió un tremendo manojo de mascaritas con variadas formas y colores. Es que en su cálido ámbito, bajo la batuta de una inquieta Hormiguita Viajera disfrazada de Julia Pugliese Doynel, el Carnaval se festejaba a lo grande... Y nosotros, apenas disfrazados de "entrerrianos recién llegados" y para peor, sin el termo bajo el brazo. 

    Pero igual disfrutamos del jolgorio, bailamos, cenamos, disfrutamos, bailamos, bebimos, bailamos, reímos, disfrutamos, bailamos, y lo más importante, conocimos más gente linda. Y ya casi saliendo el sol del sábado 9 de febrero 2013, decidimos regresar a nuestro lecho de rosas... de verano.

    Próxima tanda: El Arranque

    Milonga porteña El Arranque, uno de los principales reductos de Buenos Aires para bailar el tango en ArgentinaEl sábado nos quedaba mucho por recorrer. Así fue que reiniciamos el periplo a media mañana... Y luego de un ineludible paseo de compras, disfrutamos de un almuerzo en familia que recargó nuestras baterías... Y más tarde, antes de regresar a la Terminal de Retiro en busca del bus que nos devolvería a la placidez provinciana, a las diferentes tonalidades de verde y al aire puro, decidimos visitar otra de las Milongas Nominadas.  Esta vez fue El Arranque, Bartolomé Mitre 1759... La milonga céntrica gerenciada por Juan Carlos en el mítico salón La Argentina donde no encontramos mascaritas.

    Pero si, en cambio, gran cantidad de inefables milongueros de la guardia vieja...Y entre ellos personajes que acicatearon nuestra fibra periodística por la riqueza de sus vivencias... No podemos extendernos, pero si les ofrecemos una síntesis tres queribles personajes de la milonga porteña que eligieron El Arranque...

    Ángel Saya, milonguero tucumano con el que charla de tango Juanjo Minatel para Rosas de Otoño
    Les presentamos a Ángel Saya. Le falta poco para los 90 pero no se amilana ni se pierde una milonga. Llegó a Buenos Aires en el `43 de su Tucumán natal con tango entre sus pertenencias... Un día se atrevió y armó su propia milonga, que bautizó Zadic y quedaba por Boedo y Belgrano. Luego se vino pal’ centro, a Riobanba 416 1º piso ascensor, sin porteros ni vecinos. Y finalmente se fue a los "riobas" más alejados, cobijándose en el Club Mariano Acosta, en la calle homónima a pasitos de Avenida Rivadavia. Ahora dejó de ser empresario. "Soy bailarín (dice con orgullo) y de vez en cuando enseño a la gente joven que se agregar a esta pasión..."

     

    Juanjo Minatel, editor de la revista de tango Rosas de Otoño junto a Gilda, milonguera porteña, en El ArranqueElla es Gilda. Nació allí, donde Puente Alsina se extiende con olor a tango sobre las húmedas aguas del Riachuelo. Hace 40 años que baila: Le enseñó su cuñado cuando ella tenía 12 abriles. Recuerda claramente uno de los consejos de su familiar. “Nunca despegues los pies del suelo, perdés elegancia...”  Nació en el seno de una familia de tanguera. Cuenta que en su casa ponían discos de D `Arienzo y hasta el perro bailaba. Y no exagera, porque ella tomaba a Coquito (su perro) de las patas delanteras y practicaba lo que el marido de su hermana le había enseñado... A los 18 se largó al "trocen": Sans Soucí y Picadilly eran sus Milongas preferidas.  “En Sans Soucí conocí a Julio Sosa... ¡con esa vieja!... (me dije para mí) Y ahora la vieja soy yo...” Agrega, riendo... -¿Que es el tango para vos Gilda?... “Pasión...

    Miguel Ángel, milonguero de Buenos Aires, con quien dialogó Juanjo Minatel, editor de la revista de tango Rosas de Otoño

    Miguel Ángel es tanguero desde su cuna, en la bonaerense Morón... Pero por su afán tanguero pronto se vino a Buenos Aires convirtiéndose en un verdadero milonguero porteño; además es coleccionista y como tal atesora centenares de placas de todas las orquestas, y de todos los cantores. Disfrutó de la década de los `40 en varios reductos de la música rioplatense, especialmente en la antigua Chiqué. Recorrió, puede decirse, las mejores milongas porteñas. Sus preferencias. Carlos Di Sarli y Francisco Lomuto. Hace tiempo se hizo habitué de El Arranque y trata de no faltar a ninguna de sus gratas milongas...

     

    Última Tanda: “La corchea que faltaba”

    Libro sobre el autor de El Choclo, Ángel G. Villoldo de Enrique Horacio PucciaY cuando ya creíamos definitivamente colmada nuestra capacidad de asombro, Rosalía Villoldo, la sobrina bisnieta de Don Ángel Villoldo, se topó de improviso y sin anestesia con el Ingeniero Juan Carlos Álvarez, vecino del barrio de Barracas y... ¡¡Suenen cercedillas, matracas y laúdes!! sobrino bisnieto de Carlos Cevasco, apodado Carlín, un “compinche” empedernido de Ángel Villoldo  y propietario, para mayor información, de la Fonda El Pinchazo, a la que ya hemos aludido en las dos últimas ediciones de Rosas de otoño, por ser donde el autor de El Choclo “pinchaba” los idems de la gran olla de puchero popular... Y ahora se explica el por qué siempre sacaba un choclo. Porque era el compinche del dueño del lugar... ¡Había resultado pillo don Ángel!.. El Ing. Álvarez prometió buscar fotografías para documentar las vivencias de su bisabuelo Carlos Cevasco y su abuelo José Cevasco también compinche de bailes y actuaciones de la época, pero parece ser que luego de fallecer su mamá las sobrinas destruyeron esos valiosos testimonios.

     

    Algo parecido a lo que sucedió con Villoldo en su seno familiar.  Pero a no desesperar, porque nos ha enviado en cambio archivos escaneados del libro agotado de Enrique Horacio Puccia, en las páginas en que trata la relación con su bisabuelo Carlos Carlín Cevasco. Vaya pues, nuestro profundo y sincero agradecimiento  al Ing. Juan Carlos Álvarez.

    Y desde España te decimos... Gracias Juanjo por esta deliciosa recorrida por las calles de una Buenos Aires que añoramos tanto y que nos llega en imágenes de tres minutos llamadas tangos...
     

    Eduardo Aldiser
    Argentina Tango ha sido distinguida en el Congreso de la Nación, Buenos Aires, Día del Tango de 2012
     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    LUIS LEONI RATTO03/05/2017 23:34:39

    muy bueno eduardo, y la mencion de Enrique Puccia, el hombre que mejor ha descripto a mi barrio Barracas,,,la Foda El Pinchazo...ja ja ja.-

    cesar j. tamborini duca14/07/2013 20:11:22

    Lo más grandioso (para mí) el recuerdo del entrañable Juanjo Minatel.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html