• Argentina Tango con Héctor Gagliardi - El Jubilado - Eduardo Aldiser en España

    El locutor argentino Eduardo Aldiser, realizador de programas de radio (La Trinchera del Tango y La Ronda de los Tangos en LT3 Radio Cerealista de Rosario, Argentina / Yosoytango en Emisiondigital.com, Cibeles FM 106.3 y Punto Radio de Madrid, España) recita una vez más un poema del gran decidor de Buenos Aires, Héctor Gagliardi. El jubilado. Con maestría, habitual en él, este poeta porteño se adentra en un personaje que, con el paso del tiempo, somos todos... el jubilado. Nos hace un retrato de más o menos la mitad del Siglo XX en Argentina. Ahora quienes se jubilan suelen desarrollar tareas que le hagan el día a día más llevadero, evitando sentir que es un estorbo, alguien que ya pasó. Pero entonces, las cosas eran como aquí lo cuenta Gagliardi

    Aquellos jubilados argentinos de los años cincuenta...

    Te acordás hermano que tiempos aquellos... podríamos decir. Porque estamos hablando de otros trabajadores también. Mi padre dejó su taller mecánico y herrería en el pueblito cordobés y en Rosario se intengró en una fábrica de implementos agrícolas. Como además le dieron una casa pegada al establecimiento, por Lagos al 4500, pude conocer ese mundo fabril y el compromiso suyo y de los compañeros. Incluso muchos fines de semana quedaban en la casa de uno u otro y entonces la charla... estaba toda dedicada a la fábrica, la bendita fábrica, que ellos sentían más suya que de los dueños. Por eso el jubilado siente tanto el desarraigo, esos amigos del trabajo eran la familia por más horas a la semana que la suya propia.

    Esos trabajadores... para toda la vida

    Muchos de ellos habían entrado siendo adolescentes e incluso como aprendices. Y allí se jubilarían, que cuando por las inevitables crisis de Argentina u otros motivos, se producía algún despido, eso parecía el fin del mundo para el damnificado... y repercutía el disgusto entre sus pares, todo parecía muy sombrio. Como esos pan dulces y sidras para Navidad tenían el valor de un lingote de oro y los encuentros tras las vacaciones, mucho más cortas de las que conocí en España, eran de abrazos bien de hermanos, que lo eran... la empresa reunía sus destinos. Y cuánto agradecían tener ese trabajo que les permitía encarar incluso la compra de la casa en cuotas. Eran otros trabajadores de otros tiempos, una sociedad inocente, gente que estaba reconocida al mínimo estímulo económico o a las gratificaciones anímicas, siempre tan valiosas. Esos años que corresponden a la niñez y adolescencia de uno mismo, que luego trajinó otros caminos, pero a través de las muchos comercios grandes e industrias publicitadas, pudo reencontrarse otra vez todavía en unas décadas más, a esos empleados y trabajadores con un sentimiento de cariño hacia sus empresas... por eso el jubilado se iba con su diploma floreado, destilando tristeza por las calles del barrio.

     

    Vídeos con poemas de tango en el Canal Aldiser
    El Rusito de Gagliardi por Aldiser 
    La Maestra por Aldiser en Pontevedra
    Mi viejo de Julián Centeya por Aldiser

    Eduardo Aldiser
    Argentina Tango - Radio Aldiser - Argentina Mundo - Argentina Folklore - Canal Aldiser

     

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    cesar j. tamborini duca15/01/2018 21:58:43

    Eduardo, fantástica interpretación de un fantástico poema de Héctor Gagliardi.La voz clara y la modulación interpretativa luce efectiva en la "coyunda" poética con Gagliardi. Felicitaciones, amigo; y un abrazo

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html