• Argentina Tango - Rosas de otoño - Las mujeres en el tango

    Como todas las semanas, Juanjo Minatel, Rosa Candelas y el equipo de "Rosas de otoño" nos sorprenden con su excelente edición y notas de primer nivel. Solemos reeditar muchas de ellas y hemos creído que "Las mujeres en el tango", escrita por Rosa Lorena Burgos Cardozo, de la ciudad de San Juan,  que es Profesora y Licenciada en Historia, tiene mucha valía como para incorporarla a nuestro multiportal.

    "Las mujeres en el tango"
    Por Rosa Lorena Burgos Cardozo - Editado en Rosas de Otoño, Concepción de Uruguay, Entre Ríos, Argentina. Nº 158

    El tango es un género musical y una danza netamente urbana pero además es un testimonio social. A partir de él pueden ana-lizarse diversas cuestiones. Un tema que resulta interesante de hacer referencia es la mujer creada por los autores del tango en las dos primeras décadas del siglo XX, porque si uno se pone a indagar en las letras se encuentra con un tipo de mujer creado por los poetas que en su mayoría eran varones.

    En las letras de los primeros tangos existe un tipo de mujer que se repite y que condensa a la madre y al mismo tiempo a la prostituta. Esto que puede considerarse una dualidad, una elección de objeto típica del hombre, según Freud, adquiere en el varón porteño características llamativas. En el tango El Porteñito por ejemplo, Villoldo expresa: "Y al hacerle la encarada la fileo de cuerpo entero asegurando el puchero con el vento que dará``. Es decir, al cafiolo se le llamaba a manera de burla, el "cafishio del café con leche``, porque tenía una o a lo sumo, dos pupilas que trabajaban para él pero no era propietario de ningún prostíbulo. Fueron los extranjeros los que trajeron la forma empresarial de la prostitución y, en general, fueron explotadas por ellos.

    O sea que al varón porteño, además del negocio, lo vinculaban a su mujer lazos de amor. A la madre una de las funciones que se le asocia es la de nutricia. Así, el rufián condensa en una mujer a la madre y a la prostituta, "No todos los porteños eran rufianes pero los habitantes de la ciudad empezaban a compartir una lengua nueva, el lunfardo`` sostiene una estudiosa del tema como es Mirta Vásquez.

    La lengua como la mujer son creaciones de una época determinada. Al lunfardo lo utilizan los poetas desde la creación misma del tango canción y, en general, se piensa este inicio con Mi noche triste de Pascual Contursi. Ahí aparecen los dos rasgos típicos de la mujer. Como madre aparece en versos que aluden al hogar, a su mantenimiento y a su arreglo: "Cuando voy a mi cotorro y lo veo desarreglado, todo triste abandonado me dan ganas de llorar`` "Siempre traigo bizcochitos, pa` tomar con matecito como cuando estabas vos``. "Ya no hay en el bulín aquellos lindos frasquitos adornados con moñitos...``. Estas estrofas muestran claramente que el hombre extraña a la mujer maternal y expresa un tipo de amor en el que prevalece la ternura mientras el amor pasión que lo enlaza a la mujer amante dice: "Percanta que me amuraste en lo mejor de mi vida dejándome el alma herida y espinas en el corazón, sabiendo que te quería, que vos eras mi alegría y mi sueño abrasador, para mi ya no hay consuelo y por eso me encurdelo pa` olvidarme de tu amor``.

    Este tango marca el inicio de uno de los dramas típicos del tango. El hombre abandonado. Así también se comienza a construir la mujer paradigmática que con diferentes matices, se repetirá en la poética del tango. En este caso el hombre llora la mujer perdida por doble partida: la mujer sexual, degradada a su condición de objeto de goce y la mujer maternal elevada a rango de objeto de idealización.

    A partir de ahí surgen arquetipos. En las primeras letras abundan las perdidas, aquellas que intentando escapar de un medio social pobre y que encuentran en la prostitución la única salida. En Flor de fango, de Pascual Contursi, se dice: "Justo a los catorce abriles te entregaste a la farra, las delicias del gotán, te gustaban las alhajas, los vestidos a la moda y las farras de champan``. "Fuiste papusa del fango y las delicias del tango te espiantaron del bulín; los amigos te engrupieron y ellos mismos te perdieron noche a noche en el festín``.

    El tema se repite en El Motivo; "Mina que fue en otro tiempo, la más papa milonguera y en esas noches tangueras, fue la reina del festín... Hoy no tiene pa` ponerse, ni zapatos ni vestidos, anda enferma y el amigo, no aportó para el bulín``. Como se observa todas terminan mal: solas, tristes o asesinadas. Es decir, que todo anhelo vinculado al lujo y placer se piensa a través del binario culpa-castigo. Ivette, Margot, Zorro Gris, Mano a Mano, Milonguita son otros casos en los que abundan las perdidas.

    Para finalizar, se dirá que los tangos antes citados muestran el tipo de mujer que abunda en los cabaret entre 1917 y 1920. Las posibilidades para las mujeres eran: por un lado el casamiento y la maternidad y por otro hundirse en la perdición y el vicio. Todas estas cuestiones indudablemente han influenciado a lo largo del tiempo para observar y para comprender, cual ha sido el lugar social que se le ha dado a la mujer, todo gracias al tango que es un género musical tan rico y valioso surgido en el Río de la Plata.

    (El cuadro que ilustra la nota es "Sombra de María" del pintor y bandoneonista rosarino Alberto Bono, ya desaparecido, gran amigo nuestro)
    Argentina Mundo  recorriendo la historia del tango argentino

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Rosa Lorena Burgos21/05/2013 01:16:26

    Muchas gracias Portal Rosas de Otoño por tener en cuenta mi humilde articulo. Saludos cordiales!!!

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html