• Argentina Tango - Palabras de Claudio Manzione a su abuelo, Homero Manzi

    Dedicamos una serie especial a Homero Manzi al cumplirse los sesenta años de su marcha, con la firma de Rodolfo Ghezzi, que también nos ha dejado. Se lo comenté cuando he contactado con Claudio Manzione. Le dije que lo considero un poeta sin más, nada de letrista de tango, como pienso que lo son otros muchos grandes creadores. Que comencé a hace programas de tango en LT3 Radio Cerealista de Rosario poco tiempo después de recibirme de maestro. Tal vez por eso, entonces y ahora, pensaba y sigo pensando que no en clases sobre el tango, sino en las horas lectivas dedicadas a la literatura argentina, se lo debería estudiar, analizar a Homero Manzi a través de su poesía que se canta, diría que junto a la Yupanqui, que ambos reúnen la visión de la ciudad y el campo argentino. En esta charla me comentó que tenía escrita una carta a su abuelo... mándamela, que será un gusto editarla... y aquí está...
     


    A Homero Manzi...       


    Homero Manzi, el gran poeta del tango argentino, nacido en Añatuya, Provincia de Santiago del EsteroHola abuelo, hace mucho que quería estar a tu lado para contarte cosas que me pasan y esta es una gran oportunidad. Puedo leer tus letras, pero no puedo escuchar tu voz, siento tus versos en mi alma aunque ya no estés aquí. Tu Pompeya ya está más allá de la inundación, ¿serán las pesadumbres de barrio que van  cambiando y la amargura de los sueños que mueren? Creo que Malena no canta más desde que no estás. Con tu nombre florando en el adiós te tengo grabado en mi mente, estrofas que llenaron mi alma  y me dan fuerza.

    Lo que daría por tenerte un solo día y darte un abrazo inmenso y solo decirte “abuelo”

    Supe quien era cuando cumplí quince años y ya escuchaba tu tango Sur pero no me imaginé que eras mi abuelo. Jamás alguien se acercó a decírmelo ¡Qué lástima! Hubiera sido un nieto digno, pero es lo que me tocó y lo acepto. Hoy tengo el impulso de hacer lo que no me enseñaron y empecé a buscar mi identidad en vida. ¡Qué fantástico que en tan pocos años hayas logrado tanto y cómo causaste una gran admiración en la gente!¡Cuánto en común que tenemos! Cada día que pasa veo que pensamos igual.

    Dicen que tengo algo de vos y por lo que puedo saber es mi humor y generosidad hacia los demás, mi rebeldía ante la injusticia que no puedo cambiar; se me hace muy difícil desde mi lugar, por eso empecé a buscar un camino en el que tal vez pueda encontrar a los que te admiran. Te confieso que no lo estoy haciendo solo, hay una sonrisa que me está impulsando con mucha vehemencia y con mucha pasión. Creo en las señales y creo haber descubierto cuál es esta.

    Claudio Manzione junto a las placas de la Esquina Homero Manzi de Buenos Aires, Argentina, que homenajea al gran poeta del tango argentinoNo puedo echar culpas a nadie, ni siquiera a Dios, el destino quiso que fuese de esta manera. Es lo que me tocó vivir, no sé si seré un digno sucesor pero lo voy a intentar, por vos, por mí, por mi pasado escondido sobre el que nadie se atrevió a hacer ni decir algo. No tengo rencor, eso me quitaría fuerza para encarar algo que va a enseñarme como eras. Me propuse honrar mi vida aprendiendo de vos y hay algo más importante, tus bisnietos Patricio, Sebastián y Florencia quieren estar en este proyecto que, con tanto amor, empezamos.

    Muchas veces te siento a mi lado como si quisieras decirme algo. Tal vez otros no lo entiendan pero yo sí. No hace falta haber estado con alguien para quererlo y respetarlo; sólo hace falta conocer lo que hizo y saber de que se trata. Quisiera darte un abrazo grande, abuelo, como ya te dije. Yo sé que te fuiste en el momento justo para que el mundo sepa a quien perdió.

    Yo te tengo en tus letras. Lamento que no pudieras vivir todo esto pero dentro de mí, sé que lo estás disfrutando desde la paz de tu alma, sólo tengo que mantenerte en la mente de los hombres a quienes les escribiste y no puedo dejar de decirte: te amo abuelo aunque no te haya acariciado nunca! 

    Cada día que pasa me están sucediendo cosas increíbles: gente que te admira que responde a mis mensajes con mucho amor a vos ¡Qué gigante sos abuelo! No puedo creer lo que leo de tus obras y nunca me imaginé cuanto te quieren. Veo tu vida tan impresionante que me da vértigo seguir, pero me animo a todo con mucho respeto.

    Claudio Manzione, nieto del autor del tango argentino Homero Manzi, junto al cartel de la obra de teatro donde se relatan aspectos de su vidaCuando escribiste Manoblanca, no te podías imaginar de aquel niño, hijo de polacos te veía pasar por su casa y te admiraba en silencio. Hoy con 71 años, Gregorio Plotnicki vuelve a ser un pibe que loco de contento que le muestra a tu nieto el museo que fundó en tu honor aunque, como te pasó a vos, no ha tenido el reconocimiento que se merece.

    Supe que cuando escribiste SUR te habías enterado de tu enfermedad y empecé a recorrer el camino que dejaste en el tango, con mi imaginación entré al colegio Luppi y desde la ventana que da a la esquina de Centenera y Tabaré, vi la herrería, la luz de almacén, el farol balanceándose en el terraplén, las noches de Pompeya y me emocioné. Tal vez haya subestimado tu grandeza pero cada día creo más en vos.

    Seguiré soñando estar en un banco de plaza a tu lado mientras me hablas de tus cosas. ¡Qué diferente hubiese sido la Argentina sin vos, sin tus palabras! ¡Qué bien hiciste en seguir tus convicciones cuando decidiste hacer LETRAS PARA LOS HOMBRES!

    Quiero agradecer a Marisa Romero quien me ayudó a encontrar mi pasado,  y en mí lo que nunca vi.

    Soy Claudio Sebastián Manzione,  tu nieto.

    Notas relacionadas
    Homero Manzi. Tango argentino, donde se mezclen luces de luna y almacén
    Tango argentino. Sesenta años sin Manzi, notas de Rodolfo Ghezzi
    Los primeros años del gran poeta del tango argentino. Sesenta años sin Manzi
    Che Bandoneón, escucha a aquel muchacho del 30. Sesenta años sin Manzi
    De Forja al Movimiento Radical Revolucionario. Sesenta años sin Manzi
    Cámara, luz, acción. Sesenta años sin Manzi

    Canta Nelly Omar el tango argentino Manoblanca, de Homero Manzi y Arturo De Biassi

    Manoblanca
    Tango (1941)
    Letra: Homero Manzi
    Música: Arturo de Biassi


    Dónde vas carrerito del este
    castigando tu yunta de ruanos,
    y mostrando en la chata celeste
    las dos iniciales pintadas a mano.

    Reluciendo la estrella de bronce
    claveteada en la suela de cuero,
    dónde vas carrerito del Once,
    cruzando ligero las calles del Sur.

    ¡Porteñito!... ¡Manoblanca!...
    ¡Vamos, fuerza, que viene barranca!
    ¡Manoblanca!... ¡Porteñito!...
    ¡Fuerza, vamos, que falta un poquito!

    ¡Bueno! ¡bueno!... ¡Ya salimos!...
    Ahora sigan parejo otra vez,
    que esta noche me esperan sus ojos
    en la Avenida Centenera y Tabaré.

    Dónde vas carrerito porteño
    con tu chata flamante y coqueta,
    con los ojos cerrados de sueño
    y un gajo de ruda detrás de la oreja.

    El orgullo de ser bien querido
    se adivina en tu estrella de bronce,
    carrerito del barrio del Once
    que vuelves trotando para el corralón.

    ¡Bueno! ¡bueno!... ¡Ya salimos!...
    Ahora sigan parejo otra vez
    mientras sueño en los ojos aquellos
    de la Avenida Centenera y Tabaré.

    Vídeos de Homero Manzi en el Canal Aldiser de España Eduardo Aldiser
    Argentina Tango ha sido distinguida en el Congreso de la Nación, Buenos Aires, Día del Tango de 2012
    Argentina Mundo - Aldiser Argentina Tango - Argentina Mundo en Facebook - Provincia 25 Argentina
     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Alda Renee Salzarulo05/08/2013 01:16:04

    Recién encuentro ésto y realmente me he emocionado mucho. Estoy segura que tus palabras Claudio han encontrado su destino y hay un poeta estremecido en algún lugar que se regocija de tu mensaje.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Proteccin de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html