• Argentina Tango - Osvaldo Fresedo, el Pibe de la Paternal

    ¿Te acordás hermano que tiempos aquellos, cuando tenías los pantalones cortos y ya debutabas, en 1912, a tus quince años, tocando el  bandoneón junto a tu hermano Emilio en violín y Martín Barreto en guitarra en el Café Paulín? Fue por eso que los del Barrio de Flores te llamaron El Pibe de La Paternal, de ese barrio de grandes futbolistas y tangueros en aquella Buenos Aires añorada. Hoy estás aquí, en el palco de tango que levantamos en España… y te digo a la distancia, Pibe de La Paternal, Osvaldo Fresedo… vamos a evocan como fueron esos tiempos viejos.

    Nuestro invitado dio lustre al tango con una orquesta de marca mayor: la de Don Osvaldo Fresedo.  Un sonido elegante en consonancia con la elegancia y modos de este bandoneonista, director, arreglador y compositor de gran mérito  en el mundo del tango. Su orquesta ha lucido con un sonido propio, haciendo escuela y teniendo seguidores como Florindo Sassone por ejemplo. Es el ritmo de Fresedo al que le dan un toque muy personal el vibráfono, el arpa y accesorios de percusión. Estos ingredientes extras los ha utilizado con tal sutileza que hacen las veces de una marca de agua impresa sin estridencias con la firma del personal director, que ha obviado todo protagonismo a su instrumento, el bandoneón.

    En el bandoneón, El Pibe de La Paternal, Osvaldo Fresedo y su gran orquesta tipicaCon tres ciclos de actuaciones en Nueva York, una temporada en París, innumerables cruces del charco para actuar en Montevideo y giras por toda Argentina, Osvaldo Fresedo ha cubierto durante más de medio siglo una parte muy importante de la vanguardia tanguera. Sus cantantes, como Carlos Barrios a mediados de los cincuenta y Teófilo Ibáñez, Ernesto Famá, Roberto Ray, Ricardo Ruíz, Carlos Roldán, Oscar Zerpa, el cordobés Héctor Pacheco, Osvaldo Cordó, Armando Garrido, Hugo Marcel, Blanca Mooney o Roberto Bayot… se han caracterizado por sus estilos acordes con la elegancia del ritmo fresediano.

    Las más importantes emisoras argentinas han luchado entre ellas para tenerle en las temporadas altas del otoño e invierno austral en sus horarios centrales y los grandes bailes de carnaval lo contaron como figura de atracción. A esta actividad ha sumado la de compositor con un sinnúmero de grandes temas: Re Fa Si, El Once, Arrabalero, Perdón viejita, Rosarina linda, Vida Mía, Volverás,  el tema Nueva York que le inspira esa ciudad y muchos otros, siendo su hermano Emilio el autor de las letras en la mayoría de los casos.

    Estamos hablando de un Osvaldo Fresedo que se enmarca por sus comienzos en los años diez, que se encuadra luego en el gran momento del tango de los cuarenta y que ha evolucionado hacia la renovación que ha supuesto Piazzola. Una demostración de ello es la ejecución del tango de Astor, Prepárense. Pero el que más nos llega al corazón es este Después del carnaval cuyo autor, el rosarino José Antonio Amuchástegui Keen, era entonces un estudiante universitario, llegando a ser un prestigioso profesional y ministro de la provincia de Santa Fe. Lo canta Ricardo Ruiz y hay una sola orquesta que puede darle ese color, la de don Osvaldo, el otro gran Don Osvaldo del Tango. Su actuación en nuestro Palco decorado con gallardetes del Argentino Juniors, el club de los bichos colorados de su barrio, el que lo identificó para siempre como El Pibe de la Paternal.

    Después del carnaval
    Tango argentino
    Letra y música: José Antonio Amunchástegui Keen

     
    Se fueron las horas de algarabía
    Que Momo brindara con alegría,
    Callaron las risas de Colombina
    Y Pierrot agoniza entre serpentinas.
    Murió Carnaval y su cortejo
    De alegre y rica bullanguería...
    Cornetas y gritos se escuchan lejos,
    Vibrando las almas al recordar.
     
    Recordé que una noche el amor me brindó
    Dos labios plenos de pasión y ardor...
     
    Fue una noche que lloraban los violines
    Un triste tango de promesas olvidadas,
    Mientras la luna plateaba los jardines
    Un beso ardiente en la noche palpitó.
    Mas el encanto de aquellas horas
    Al morir Momo se disipó,
    Y con mi dolor a solas
    Lloré la muerte de mi ilusión.
     
    Hoy sólo escucho los tristes ecos
    De aquella alegría y de aquel beso,
    Mientras en las calles, las serpentinas
    En llamas de fuego se ven quemar.
    Y entre cenizas carnavalescas
    Aun quedan ardientes, mis ilusiones,
    Mi ensueño, el beso y las promesas
    Prendieron la llama, de aquel soñar.
     
    Mas no fue sólo un sueño de amor que brilló
    Trajo también el placer, dolor...
     
    Pues la ilusión también dejó su huella triste
    Al ausentarse entre el cortejo que marchaba,
    Llevándose con su alegre mascarada
    Mi último sueño de amor, que ayer tejí.
    Pues ya soñaba que fuera eterna
    La breve dicha, que ayer viví,
    Y con mi pesar yo ruego
    Que vuelva pronto otro carnaval.
     

    Otras Notas 

    Los pontevedreses en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, motivo de estudio
    Argentinos y uruguayos en Galicia, vistos por Eduardo Galeano
    Elsa Pérez Vicente, pintora argentina residente en Gondomar, Galicia
    Xavier Magalhes y la línea mágica del arte entre Galicia y Buenos Aires, Argentina
    Gallegos en Argentina. La historia de Manuel Antonio Salgueiro

    Vídeos en el Canal Aldiser

    El Rusito de Gagliardi por Aldiser 
    Camino a la Navidad en Pontevedra
    Navidad 2014/Reyes 2015
    Camino de Santiago, Redondela-Pontevedra
    Camino de Santiago, Pontevedra-Padrón
    La Maestra por Aldiser en Pontevedra
    Senderismo a Amil, Lugar do Ruibal
    Homenaje a Miguel Hernández - Angeles Ruibal - Luis Leoni Ratto
    Mi viejo de Julián Centeya por Aldiser

    Eduardo Aldiser
    Argentina Tango - Radio Aldiser - Argentina Mundo - Argentina Folklore - Canal Aldiser

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    cesar jose tamborini duca18/04/2014 21:16:38

    A la luz del candil que ilumina tu imaginación para gloria del tango, me atrevo a rendir homenaje a dos maestros. El uno es don Osvaldo Fresedo, al eco de cuya orquesta daba mis primeros pasos de novel bailarín en la zona oeste de Buenos aires donde en algunos clubes "pitucos" de Morón, Castelar, Ituzaingó alternaban los sones del "Pibe de La Paternal" con los del bahiense Di Sarli en los viejos Long Play.
    El otro maestro, el del periodismo vital aunque a veces se nutra del pasado glorioso, está representado por mi amigo Eduardo Aldiser,a cuyo relato sobre el primero me atrevo a contribuir con el enlace siguiente:

    http://pampeandoytangueando.com/tangueando/arrabalero/

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Proteccin de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html