• Argentina Tango - Juan de Dios Filiberto, cuando llora la milonga

    Estamos recordando a  Juan de Dios Filiberto.  Lo hacemos reditando una nota de la revista argentina “Tanguera” de abril de 1963. La nota la firma como Ernesto Segovia el escritor y poeta argentino  León Benarós. Son vivencias del momento, un encuentro con el gran músico, director y compositor, el año anterior a su fallecimiento.

    Juan de Dios Filiberto. El duro oficio de vivir
    Por Ernesto Segovia  (León Benarós)– Revista Tanguera – Buenos Aires, Argentina - Abril 1963

    "La ternura, la humanidad, la rebeldía melancólica, el secreto dolor, el puro llanto que a veces sobrenada arduo en las bellísimas composiciones de Filiberto nacen de un aprendizaje,  algo que conoce desde purrete: el duro oficio de vivir. Porque Filiberto sabe desde sus primeros años lo que es salir a enfrentarse a la vida para ganarse el pan, no pocas veces mojado en lágrimas.  Y así lo mira al mundo y esa visión agreste que lo rodea se le va depositando en el corazón y el arrabal se hace poesía en él. Y por momentos también advierte lo agrio y difícil de tantas vidas… y el corazón se le hace rebelde.  Es un pibe valeroso. Vende diarios, hace de mandadero en una confitería, comienza a aprender el oficio de ajustador mecánico. Sobre todo la madre, doña Josefa Rubaglio, a quien adora, quiere hacer algo noble y bueno del muchacho.

    Una de las páginas de la revista argentina "Tanguera" de abril 1963, con nota de León Benarós, firmando como Ernesto Segovia, sobre Juan de Dios FilibertoA un periodista le confesará, ya en años de madurez y fama, comentando esa alternativa de sus primeros años de muchacho en el barrio de la Boca donde nació, y el bravo barrio de Barracas, “barrio de peso, barrio criollo” como dice Carlos de la Púa. Recuerda Juan de Dios… “Por el 94 pase al barrio de Barracas. Volví a la Vuelta de Rocha y así viví una punta de años, alternando la Boca con Barracas, hasta que me instalé definitivamente en La Boca. Fui a la escuela primaria hasta el quinto grado. Aprendí lo corriente: leer, escribir y contar.  Más tarde frecuenté la escuela nocturna. Yo mismo me hice mi cultura. En 1898 leí la Historia de España, en cinco tomos enormes. Mi padre me crio leyendo  (el diario) “La Prensa”  y “Martín Fierro”.  Yo soy de varias cruzas. Mi abuela materna era cruza de india con español. Mi padre, Juan Filiberto, cruza de criollo con un siciliano. Mi madre, Josefa Rubaglio, era entrerriana cruza con genovés. Tengo sangre india, genovesa, siciliana y española. Por eso soy peleador. Desde chico era peleador”.

    Hay mucho de novelesco, duramente novelesco, en ese bravo ganarse el pan. Afronta la vida en mil oficios, ninguno fácil ni cómodo: “A los quince años entré en un taller mecánico para aprender el oficio de mecánico de marina. Un año trabajé de aprendiz ganando veinte centavos por día. Lo mejor que aprendí allí fue a limpiar el taller. Pasé a otro taller de Chacarita  donde se hacían cruces y ornamentos de sepulturas. Me tenía que levantar a las cuatro para tomar el tranvía de la Boca a Chacarita. De allí fui a un taller de persianas para trabajar doce horas diarias por un jornal de cincuenta centavos. En los talleres de “La Platense” donde fui después, trabajaba diez horas por un peso. Así anduve ambulando por talleres hasta que el año 1902 fui al Paraguay a trabajar como calentador de remaches. Llegué a cobrar hasta tres y cuatro pesos diarios, lo que resultaba una fortuna para mí. De vuelta a Buenos Aires entré a trabajar como estibador en el puerto. Nos pagaban a tanto por bolsa de cien kilos o más. Nos declaramos en huelga para exigir que el peso de las bolsas se redujera a setenta o setenta y cinco kilos…”

    Así comienza, como podrá apreciarse, “la forja de un rebelde”. Pero esa rebeldía, que en un tiempo fue anarquismo exacerbado por las lecturas y una visión de la realidad golpeante, no le deja amargura sino amor, un inmenso amor hacia los otros, que cuaja en canciones llenas de dulzura acariciadora, de nostalgias puras, como si devolviera –y así lo ha hecho- belleza incontable por el mucho dolor visto y vivido…"

    El escritor y poeta argentino León Benarós.

     

     

    Todavía queda una tercera entrega…  donde León Benarós hace un racconto de la producción de Juan de Dios Filiberto. Aquí podrá leerla. 

     

     

    Otras Notas 
    Los pontevedreses en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, motivo de estudio
    Argentinos y uruguayos en Galicia, vistos por Eduardo Galeano
    Elsa Pérez Vicente, pintora argentina residente en Gondomar, Galicia
    Xavier Magalhes y la línea mágica del arte entre Galicia y Buenos Aires, Argentina
    Gallegos en Argentina. La historia de Manuel Antonio Salgueiro

    Vídeos en el Canal Aldiser

    El Rusito de Gagliardi por Aldiser 
    Camino a la Navidad en Pontevedra
    Navidad 2014/Reyes 2015
    Camino de Santiago, Redondela-Pontevedra
    Camino de Santiago, Pontevedra-Padrón
    La Maestra por Aldiser en Pontevedra
    Senderismo a Amil, Lugar do Ruibal
    Homenaje a Miguel Hernández - Angeles Ruibal - Luis Leoni Ratto
    Mi viejo de Julián Centeya por Aldiser

    Eduardo Aldiser
    Argentina Tango - Radio Aldiser - Argentina Mundo - Argentina Folklore - Canal Aldiser

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Eduardo Aldiser21/04/2017 21:41:02

    Qué anécdota tan entrañable estimado José María Otero. Eso nos ha pasado, que como las telas de Sudamtex, venimos marcados en el orillo. Imposible no llevar en las entrañas el tango... y por suerte que es así!

    Mi saludo desde Galicia

    José María Otero21/04/2017 11:40:56

    Buena nota. Pensar que para una fiesta patria, yo estaba en 1º del secundario, en el Colegio Nacional Juan Martín de Pueyrredón y junto con otro Colegio, ensayamos El Pañuelito y Clavel del aire. El día de la fecha lo cantamos juntos con la orquesta que dirigía Juan de Dios Filiberto, bajito, medio jorobadito y con un lampazo del pelo peinado de una lado al otro de la cabeza porque estaba calvo. La música era lánguida y estaba Perón en nuestro colegio cantando los dos temas junto a nosotros.

    themarcos19/12/2014 21:12:51

    Que tal compañeros de argentinatango.es, necesito consejo...

    Tras el cierre de las paginas de descarga Series.ly y Series Pepito.

    ¿Alguna pagina descargar juegos y peliculas?

    Gracias...

    Perla Azcoitia11/03/2014 03:49:33

    Te felicito Eduardo por el reconocimiento a este excelente autor y pianista.
    Pensar que tuve el gusto de conocer a Filiberto en una visita a la casa de Quinquela Martín en la Boca. Estaba reunida la Peña "El Tornillo", a la cual pertenecían varios de los presentes. Filibeto interpretaba alguno de sus temas en un piano de cola del gran living de Quinquela. Qué regalos nos hace la vida!!!Yo, entonces,era muy joven y fue en un viaje de la Universidad del Sur, de Bahía Blanca.
    ·

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Proteccin de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html