• Argentina Tango - Del bandoneón Doble AA al muy argentino AZ

    Era octubre de hace cuatro años, 2009, cuando contacté con Ángel y Gabriel Zullo, padre e hijo. Hoy vuelvo a ellos. Ángel Zullo, el generador de esta idea, sabe muy bien que es acunar y acariciar un bandoneón para sacarle sonidos que se convierten en tangos, valses y milongas. En los años cincuenta alternaba su pasión por el tango como bandoneonista en diversas orquestas, mientras estudiaba y comenzaba su otra carrera, la más profesional, matricero y tornero. Con los títulos conseguidos ha trabajado toda su vida en el sector aeronáutico de Argentina.

    Pero siempre lo tuvo en su cabeza, hacer un bandoneón totalmente argentino, de la primera a la última pieza. Ya retirado del diario trabajo en fresas y tornos, con su hijo Gabriel, que le salió de la misma estirpe para construir cosas, se pusieron y lo hicieron todo… las matrices para cada peine y lengüeta, todas y cada una de las partes de un bandoneón… para aquellos años estaban ensamblando los primeros ejemplares y la presentación oficial fue en la Exposición de Luthería 2009,  en el Centro Nacional de la Música de Buenos Aires, Argentina. Y Ángel, que había tenido de padrino nada menos que a don Héctor Varela cuando tocaba, ahora fue un paisano mío cordobés, de Balllesteros, pero criado desde siempre en la bonaerense  ciudad de Avellaneda, Rubén Juárez, el que le dio el espaldarazo, tocando y cantando con esos sonidos nuevos que parecían llegar de la lejana Baviera alemana, pero eran bien argentinos, como todos ellos.

    Imagen con el alma de un bandoneón, antes de unir las dos partes vitales con el fuelle. Es el bandoneón argentino AZ creado por Ángel Zullo, con la colaboración de su hijo Gabriel en Buenos Aires, Argentina Y ahora los novísimos bandoneones argentinos AZ van saliendo, por encargo, uno a uno, como una obra artesanal que es… bien de luthier, aunque la producción de las piezas es seriada, en sus distintos modelos. El bandoneón para su propio uso, el AZ Number One tiene los peines de bronce y lengüetas de acero; con esos metales salen los ejemplares más tangueros. Con peines de aluminio están los AZ destinados a tocar temas de nuestro folklore en general y el chamamé en particular. Queda una tercera versión con peines de zinc. Los botones blancos se fabrican con un material similar a la galatita y la afinación es la misma de un Doble AA alemán.

    Cuando vemos el instrumento hecho, no podemos imaginar lo largo que fue el camino. Es Gabriel Zullo el que nos lo contó… “Antes de hacer nada, tuvimos que estudiar el instrumento a través de toda su historia y evolución. Había que saber por qué en el Siglo XIX y en el XX, desde sus inventores hasta los primeros constructores, habían elegido éste o aquel material, qué resultados les dieron, qué sería lo mejor para encarar nosotros la fabricación”.

    Del alma del bandoneón nos comentó Ángel Zullo, continuador de la profesión de su familia italiana… “son las lengüetas y los peines o platinas, que de las dos maneras se llama a la pieza donde está remachada cada lengüeta. Por allí el aire comprimido que genera el fuelle, emitiendo los diferentes sonidos. Hacer esas matrices a la perfección era todo un desafío, un milímetro de más o de manos, te cambia el sonido y… chau bandoneón, que parece un tango pero sería un desastre

    Así queda tgerminado un bandoneón AZ, fabricado en Buenos Aires, Argentina, por Ángel y Gabriel ZulloYa que lo tenemos a tiro le preguntamos a Don Ángel cuántas piezas tienen que fabricar y luego ensamblar para hacer un bandoneón, y nos quedamos con la boca abierta… “¿Sabe de cuantas partes se compone un bandoneón? Llegue a contar 6.044 elementos. Están incluidos las 272 voces; 272 remaches; 71 balancines; 71 teclas; 71 resortes; 32 muñequitos, que son de las teclas más agudas; dos tapas; un fuelle, que tiene 60 punteras 60 cueritos; en fin... mucho trabajo es el que lleva sacar de todo eso un instrumento musical perfecto, que dé las notas justas, tanto cuando abre como cuando cierra el fuelle

    Pero como el bandoneón, sea argentino o alemán, está hecho para ser tocado para deleite de los oyentes, como ocurrió aquel 1 de octubre de 2009 en pleno centro de Buenos Aires, Méjico 564, Barrio de Montserrat, donde ahora está el Centro Nacional de la Música pero antes fue la Biblioteca Nacional, en la que Jorge Luis Borges tuvo su despacho… allí, con tantos duendes revoloteando, llega la emoción al verlo a Rubén Juárez tocando por primera vez en público al Bandoneón AZ. Detrás de él, don Ángel Zullo con mirada emocionada… a su lado, Gabriel Zullo… días y años enteros de planificación, estudio, desarrollo, fabricación de las piezas, probar, volver a retocar, insistir, sacar el sonido justo de cada nota… todo esto está allí, como siempre en el tango, ante tres minutos cruciales… y Juárez va desgranando “Mi bandoneón y yo”… lo mira a Zullo diciéndole… “es genial”… sigue floreándose, hace unas introducciones alargadas para mostrar más al fuelle en toda su sonoridad, canta y parecen premonitorios esos versos suyos… “Y está de Dios que al dar mi último aliento… moriremos a un tiempo, mi bandoneón y yo”

    Mi bandoneón y yo
    Tango argentino
    Letra: Julio Gutiérrez Martín
    Música: Rubén Juárez

     
    A veces se me hace, que nació conmigo
    Y durmió en mi cuna pegado a mi piel,
    Que fue mi juguete y mi perro de pibe
    Y toda la infancia la corrí con él.
     
    Que anduvimos juntos, atorro y milonga
    Desvelo y bohemia, cigarro y café,
    Y a veces rodamos, maneaos por el suelo
    Y nos levantamos con la misma fe.
     
    Mi bandoneón y yo crecimos juntos
    Emparentaos tal vez, por la pobreza,
    Muchas veces reímos de alegría
    Y otras veces lloramos de tristeza.
     
    Yo le hablo de hombre a fuelle, mano a mano
    Lo mismo que si hablara con la vieja,
    Y cuando él me responde, se me antoja
    Que Buenos Aires mismo me contesta...
     
    Hablado:
    Sí, hermano, como siempre
    Con vos hasta que muera...
     
    Si yo a mi bandoneón lo llevo puesto
    Como un cacho de tango entre las venas,
    Y está de Dios que al dar mi último aliento
    Moriremos a un tiempo, mi bandoneón y yo.
     
    Eduardo Aldiser
    Argentina Tango  - Radio Aldiser - Argentina Mundo  - Argentina Folklore
     
     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Héctor R. Prata09/05/2017 06:23:42

    Estimdo Zullo necesito T.E o dirección necesito ver los bandoneones, escuchar. El sonido y saber los precios espero repuesta por favor

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html