• Argentina Tango - Cuando el bandoneón es fuelle… y aún fueye!

    La falta de bandoneones en Argentina, por causas irreversibles, como el cierre de sus fábricas que impide obtener instrumentos nuevos, el avenamiento a favor del poder adquisitivo de interesados extranjeros que a pesar de las disposiciones vigentes sigue en vigor, la desaparición vegetativa de los escasísimos constructores y/o reparadores en el país, han llevado a que el incremento de la oferta y la poca cantidad de disposición para atenderla, encareciera a niveles insoportables,  los precios de los bandoneones.

    Historia del bandoneón. Éxodo de bandoneones desde Argentina
    Por Tino Díez

    Es habitual que bandoneonistas argentinos estén rastreando aquel bandoneón que vendieran hace décadas, para tratar de recuperarlo. Como es corriente su confesión de que aquellos viejos fuelles que aun acarician en la ejecución de los tangos, adolecen de inconvenientes o problemas, que impiden su prestación al máximo de su capacidad potencial. Pero ante este panorama tan negro, parece surgir una nueva tónica, una nueva fuerza en algunos Quijotes, que procuran que el tango no muera y para ello lo promueven no sólo con la ejecución de la mejor música del mundo, sino, investigando y dando solución a todos los problemas que se presentan. Ya contamos que los primeros fueyes vinieron desde Alemania

    Julio Pablo Fredes, luthier argentino de la ciudad de La Plata. Fabrica de manera artesanal bandoneones para el tangoPanorama a enfrentar

    ¿Faltan fuelles? ¡Hagámoslos!! Y entonces, analizan y concretan las posibilidades de hacer, y mejor si fuera posible y necesario, bandoneones argentinos. ¿Es difícil tocar el fuelle? Procuremos inculcar los conocimientos y técnicas de digitación a los niños antes de los diez años, cuando la asimilación de la enseñanza está al mayor  nivel.

    ¿Puede un niño, de menos de diez años, sostener y llegar a las botoneras que fueron concebidas para personas mayores? Tal vez no, pero modifiquemos lo grande e incómodo, con pequeños corrimientos de las  manijas de cuero, para que los pequeñas manos lleguen a toda la botonera. Seamos más ambiciosos, fabriquemos fuelles progresivos de dimensiones adecuadas, más pequeño, para lo cual Julio Fredes dice: “La intención es empezar con un instrumento de cuatro notas, seguir con uno de ocho, y llegar hasta el de dieciséis. Que la madurez del bandoneón sea paralela a la del aprendiz: la atención durante la clase, la psicomotricidad, el entusiasmo” y lograr las mismas prestaciones, en su momento, que los que podemos llamar instrumentos mayores.

    Las opiniones de los luthiers


    Olga y Humberto Bruñini, que fabricaron en Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires, Argentina, los bandoneones BB con el que muchos músicos interpretan el tango argentinoAlgunos conceptos de Olga Bruñini, de Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires, lamentablemente ya fallecida,  sobre el fuelle: (Don Humberto, su padre) “…él nos ponía a jugar con las teclas, así que aprendíamos jugando. Después comenzamos a hacer zapatillas,  balancines; yo me destacaba haciendo fueyes... ¿Qué es el fueye? Consta de tres partes. Se hace con cartón, lleva 70 cueros de napa o cabretilla, 60 tiras de cuerina cortada, que van en los lomos, tanto en la parte de adentro como en la de afuera. Después se pone papel. Lleva 144 papelitos, lleva 15 tiras de cuerina de un centímetro de espesor, depuse van 60 punteras, ocho anchas, dos marcos, y después que está hecho todo esto, recién se adhiere a la caja del bandoneón...”

    Bandoneón AZ, creeado sobre la base del Doble AA alemán por Ángel Zullo, luthier de Buenos Aires, Argentina. Lo han homologado grandes intérpretes del tango argentinoSobre la afinación: Lo más importante para arreglar un bandoneón que llega a su taller desafinado: “Primero hay que sacarle los defectos. La máquina, donde van apoyadas las voces. A veces  cambiar resortes, algún balancín, hay que arreglar 200 cueritos en total, asegurar las planchuelas a los tabiques. Creo que no tiene tanta importancia la afinación, sino los defectos que hay que sacarle...”

    “Los cueritos en un bandoneón o en un acordeón están para tapar las voces. Cuando el instrumento abre, suena la voz que está dentro del tabique, y cuando cierra, suena la voz que está libre; o sea que por cada voz hay un cuerito que la tapa; si ese cuerito llegara a estar doblado o levantado, cuando el aire se introduce provoca un mal sonido. Para evitar eso, hay que cambiar todos los cueritos antes de hacer una afinación...”

    El pragmatismo de su padre: “Una de las tantas cosas que mi padre inventó fue la ballenita. Consiste en colocarle una ballenita a los cueros más gruesos, que son los que más ruidos hacen; porque las voces agudas llevan cueros...”   Sobre el sonido: “Para que un bandoneón suene bien, hay que fijarse que no hay pérdida de aire, que el fueye esté bien (…) que no estén torcidas las planchuelas, hay muchos detalles, la gente –y hasta algunos músicos- le hablan de una afinación brillante. Un bandoneón nunca se puede afinar brillante, sino que lleva una afinación central. Ahora, una afinación brillante se estila en los acordeones...”

    Del avión al fuelle

    Angel Zullo, experto en la fabricación de repuestos para la aviación, ya jubilado se ha dedicado a desarrollar su bandoneón AZ. Él mismo tocaba tango argentino en su juventud como bandoneonistaÁngel Zullo fue técnico en Aerolíneas Argentinas durante 45 años, donde construía repuestos para las aeronaves. Llegó el momento de la jubilación y entonces, familiarizado con el bandoneón, ya que integró algunas orquestas en Buenos Aires, seguramente tenía latente la necesidad de saber por qué y cómo se producía ese sonido mágico del fuelle, lo que devino en cumplir un sueño, hacer un bandoneón.

    El primer intento, respetó las especificaciones del Doble A, con peines de bronce, lengüetas de acero y otros detalles, como el lustrado   “Este primero está hecho con peines de bronce, lengüetas de acero, detalles en alpaca y lustrado a goma laca”. Pero obtuvo los basamentos  para construir un segundo modelo donde  con platinas de aluminio y en el modelo final substituidas por platinas de zinc. Sus creaciones ya fueron probadas, con saldos positivos, por Néstor Marconi, Rodolfo Mederos y Rubén Juárez. Zullo, que trabaja con su hijo Gabriel, agrega que obtuvo de ellos acotaciones que le sirvieron para mejorar la prestación de “su” bandoneón: “AZ”

    Queda aún mucho por contar. Me tomo un mate mirando al Atlántico y vuelvo con más historia del bandoneón en Argentina
    Notas de Tino Díez, de Ingeniero White, Provincia de Buenos Aires, Argentina, y relacionadas con el tema
    Roberto Achával, con el corazón y el tango argentino mirando al sur
    Tango argentino. Nora Roca la voz que vino desde Ingeniero White
    Nora Roca con tango argentino triunfando en Buenos Aires y el mundo
    Los Bailes del Internado recordados por Tino Díez,  hombre de tango
    El tango refleja en sus letras la realidad social. Se pregunta Tino Díez en Argentina
    En Argentina el misterio se hizo tango chamuya Tino Díez
    Los cantores de orquestas de tango en Argentina por Tino Díez
    De antinomias y segundas partes en el tango argentino, chamuya Tino Díez
    Tango argentino. Tino Díez y la ñata contra el vidrio de Discepolo
    Argentina Tango. Del bandoneón Doble AA al muy argentino AZ
    El argentino Emilio Sittner fabrica bandoneones, canta tangos y nos hace emocionar...
    11 de julio. El tango argentino celebra El Día del Bandoneón

    Argentina Tango  - Radio Aldiser - Argentina Mundo  - Argentina Folklore
     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    Perla Azcoitia28/08/2014 16:24:52

    Muy interesante e ilustrativo

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html