• Argentina Tango - Alfredo Le Pera, ese poeta italiano brasileño

    Siempre comento que aquel nefasto día de junio 1935 no sólo perdimos a Carlos Gardel. Además del dolor humano de todas esas muertes en el aeropuerto de Medellín, Colombia, se tronchó la existencia de un creador de importancia capital en el tango, Alfredo Le Pera.  Citado en muchas notas nuestras, queremos que sea protagonista a través de las palabras de Luis Ángel Formento, a quien se menciona  en la campaña ADN de Carlos Gardel y de quien recordamos que nació en 1936 en el barrio de San Telmo, en el corazón del tango de  Buenos Aires. Periodista y difusor de la música ciudadana, es también el autor de varios tangos. Colaboró en importantes revistas especializadas como Tanguera, T.V.Guía, más la revista Gente y los diarios Crítica y La Razón, entre otros. Precisamente del número de abril 1963 de la revista Tanguera que capitaneara el poeta y escritor León Benarós, recogemos sus palabras…

    Alfredo Le Pera, el primer poeta del Tango
    Por Luis Ángel Formento


    Imagen de la revista Tanguera de Abril / 1963. Carlos Gardel, cantor de tango, pone su mano en el hombro de Alfredo Le Pera. Ambos aportaron mucho al tango argentino sin haber nacido en el paísDesde que hizo sus primeras armas en el tango (Fue en Santiago de Chile, en colaboración don Enrique Santos Discépolo, en oportunidad de una gira realizada con la compañía de revistas del Teatro Sarmiento en que compusieron Carrillón de la Merced) Alfredo Le Pera rompió con todos los esquemas que le habían precedido, dejando para otros autores el sinónimo “letrista” para convertirse, gracias a los temas por el tocado y a la manera de desarrollarlos, en el primer poeta del tango.

    Cuando Le Pera llegó, luego de una extensa carrera periodística, nuestra canción popular se debatía – salvo algunas honrosas excepciones- en una pobreza de versos que hizo peligrar su primacía con respecto a otros ritmos. El farol, la cortada, la mina y la puñalada preponderaban entonces en el noventa por ciento de los temas que se escribían. También se repetía hasta el cansancio el asunto del varón abandonado y la paica infiel que – escritos por plumas que estaban lejos de Celedonio Flores, por ejemplo-, nos dieron una triste patente ante los ojos del mundo.

    Alfredo Le Pera fue otra cosa. Hasta su advenimiento, había una larga hilera de versos que se ceñían siempre a los mismos motivos. Después de Le Pera ya vendría Enrique Cadícamo con su Nostalgias, La Casita de mis viejos, Rubí, etc. Y también Discépolo con Uno, Canción desesperada y muchos títulos más. Además nos llegaron Homero Manzi…”tu melena de novia en el recuerdo y tu nombre flotando en el adiós”… Cátulo Castillo, José María Contursi, Homero Expósito, Héctor Marcó y muchos otros, autores de las mejores páginas de nuestro cancionero.

    Entre los muchos méritos de Alfredo Le Pera hay uno que alcanza ribetes poco comunes: hizo que el tango adquiriera jerarquía internacional, al tornarlo accesible a los oídos de los más distintos públicos, porque su lenguaje, sin dejar de ser porteño pero no llegando jamás al lunfardismo, fue comprendido perfectamente por la gente de todos los país adonde llegó la voz de Carlos Gardel, su intérprete mejor.

    Cartel de la película El Tango en Broadway, con guión de Alfredo Le Pera y en el rol de protagonista, Carlos GardelEs relativamente poco lo que se sabe sobre su persona. Hijo de padres italianos, había nacido en Brasil de donde fue traído cuando era muy pequeño a Argentina. Aquí su vida se desarrolló de manera bastante desahogada en la faz económica, puesto que sus familiares eran propietarios de una fábrica de calzado en las inmediaciones de San Juan y Boedo.

    Llegó bastante adelante en su carrera de medicina, que abandonó porque ya se le había metido en la sangre el periodismo teatral. Colaboró en innumerables publicaciones y pronto se hizo conocido en el mundo de la farándula. En oportunidad de su segundo viaje a París, entabló amistad con Gardel, al que acompañó desde entonces y con quien cayó en la hoguera de Medellín.

    Los argumentos de las películas filmadas por el Zorzal Criollo se debieron a su inspiración y si bien Cuesta Abajo fue criticado por la prensa especializada por el ambiente en el que se desarrollaba, Le Pera levantó la puntería y escribió El tango en Broadway, El día que me quieras y Tango Bar, libretos que en su momento merecieron la aprobación general de los mismos que antes habían objetado la película nombrada en primer término.

    No podemos terminar esta breve nota sin destacar que Le Pera, a través de toda su obra, puso de manifiesto siempre su alto sentido del respeto a la mujer, enalteciendo sus virtudes y cantándole a su belleza. Como detalle interesante, anotamos que en todas las canciones escritas por Alfredo Le Pera , éste hizo mención, aunque sea fugazmente, a los ojos o a la mirada femenina. Era un enamorado de la vida. Amaba la belleza y volcaba en el papel su sentimiento.

    Partitura del tango argentino Carrillón de la Merced. Sus autores fueron Enrique Santos Discépolo y Alfredo Le Pera. Es el primer tango de este poeta inolvidable.Cuando murió el 24 de junio de 1935, apenas había cumplido 34 años de edad. Piense amigo lector a lo que hubiera llegado este muchacho que, en plena juventud, supo decir… Acaricia mi ensueño / el suave murmullo / de tu suspirar… / ¡Cómo ríe la vida / si tus ojos negros / me quieren mirar!


    Hasta aquí la nota de Luis Ángel Formento, Revista Tanguera, Abril 1963, Buenos Aires, Argentina

    En Italia, casi frontera con Austria, en las Dolomitas, existe una zona, Pozza donde se encuentra Pera di Fassa. Y en la Isla de Ischia / Isquia, encontramos una carretera, Via Pera di Basso. De algunas de estas denominaciones de pueblos y regiones italianas proviene, sin dudas, el apellido Le Pera, siempre que no haya sufrido modificaciones en los pasos aduaneros de Porto Alegre o Buenos Aires.

    Otras notas relacionadas con Carlos Gardel, el Zorzal Criollo

    Campaña ADN Gardel por el mundo - Como en un tango... Gardel preso en el sur argentino

    La psicóloga Lía Ricón dice: `Sos Gardel´Julián Barsky hace un Estudio sobre Gardel y la lírica

    Carlos Gardel y Francisco Canaro, unidos por el tango y Buenos Aires - Aquel día que Gardel llegó a Vigo

    `Gardel´en  las grandes enciclopedias mundiales - Cuando Carlos Gardel cantó en San Juan

    Homenaje  tributan a Carlos Gardel en Isabela, Puerto Rico  - Nota de La Nación sobre El Padre de Gardel

    Irene Gardes, posible parentesco con Gardel  -  Enciclopedia Carlos Gardel de Fernando Fernández 

    Agustín Cornejo, de San Juan a Nueva York con Gardel -  IV Jornadas Gardelianas en Bahía Blanca

    Carlos Echegaray nos trajo a GardelSaúl Salinas y Carlos Gardel unidos por la música

    El tango y Gardel en Gabriel García MárquezLa Cieguita, el tango que escribieron para Carlos Gardel

    Miguel Fleta tenor aragonés. Amigo de Carlos Gardel Y Gardel ¡Qué!, Luciano Londoño ha dicho

    Rodolfo Ghezzi y Carlos del Mar recuerdan a Gardel - Carlos Gardel en cana en Bahía Blanca, Argentina

    Roque Vega y el Museo Casa Carlos Gardel - 1932, un año emblemático en la vida de Carlos Gardel

    Homenajes del tango a Carlos Gardel en América - Día del tango en Alemania. `Homenaje a Carlos Gardel´



    Eduardo Aldiser
    Argentina Tango ha sido distinguida en el Congreso de la Nación, Buenos Aires, Día del Tango de 2012

     

     

    Compartir en

    Lista de comentarios

    JUAN BONFORTI06/07/2015 03:29:41

    Gracias por ilustrar esta pqgina y felicitaciones aquellos que no olvidan a los grandes, con afecto sincero un cantante que cree cantar sabiendo que lo mejor que transporta el viento, es la Música www.juanbonforti.com.ar Gracias por poder expresarme!!!

    Carlos01/03/2013 22:48:54

    Justiciero recuerdo, Eduardo. Se agradece.

    Los dos en la misma hoguera,
    tuvieron el mismo fin,
    una tarde en Medellín,
    Carlos Gardel y Le Pera;
    hoy andan de borrachera
    por las milongas del cielo
    y siguen sonando a duelo
    las campanas, todavía,
    como en junio, de aquel día,
    con sus badajos al vuelo.

    Carlos Casellas.

    1

    Escribe un comentario

    Nombre (requerido)
    Email (requerido, no será publicado)
    Recordar los datos en este equipo
    Protección de datos
google-site-verification: googled79617e5f852b5e6.html